martes, 22 de febrero de 2011

El canto de las ninfas domésticas

Cuando a la gente le hablamos de que tenemos ninfas en casa, existe la mala costumbre de identificarlas con las bellas mujeres de la mitología griega. Pues no, nos referimos a unas lindas aves domésticas, de la familia de los loros, que se caracterizan por su larga cola, su graciosa cresta y sus mofletes, habitualmente de plumas rojas. Son originarias de Australia y miden entre 30 y 33 cm. Existen muchas razas, aunque la más extendida es la Carolina. Distinguir su sexo es bastante complicado. Consultando Wikipedia encontramos que la hembra adulta suele tener unas filas de puntos amarillos bajo las alas, aparte de un barrado amarillo en las plumas de la cola. Los machos jóvenes también tienen estas últimas, pero al comenzar a mudar las pierden. También el plumaje de su máscara se va convirtiendo de gris a amarillo, lo que es otra pista para determinar su género. Pueden llegar a vivir nada menos que 20 años. La que tengo en mi casa lleva 12 silbando en nuestras vidas.

Son quizá una de las aves que más les gusta silbar y cantar, aprendiendo muchos sonidos habituales que escuchen o que nosotros mismos le repitamos. Tienen un oído muy fino y se revolucionan cuando oyen alarmas o el sonido de otras aves. Resulta muy gracioso cuando conviven con pájaros de otra especie y cada uno se copia al otro. De hecho pueden tirarse mucho tiempo repitiendo las diversas melodías que se aprenden e incluso son tan cariñosos que al vernos pueden animarse a silbar para que les contestemos. Y en verdad son muy listos. Nunca olvidaré lo feliz que mi ninfa se puso cuando volvió a ver a mi padre después de un mes en el hospital. En cuanto a hablar, es harto complicado que lleguen a pronunciar una palabra, pero si pueden llegar a hacer el amago.

No son difíciles de domesticar, pero debemos de darles cariño (silbar, acariciarlas) todos los días desde que son pequeñas para que no nos vean como enemigos. Son unas aves sociables, pues en su estado salvaje viven en grupos y pueden convivir perfectamente con otras de su misma especie. Lo malo que tienen estos pájaros en que pueden llegar a ser realmente pesados cuando cantan o chillan demasiado y no se callan e incluso recuerdo en algunas ocasiones haber tenido que “castigarla” metiéndola en el aseo porque no me dejaba estudiar tranquilo. De todas formas ahí también la resguardo del frío del inverino. Curiosamente, desde hace casi 3 años que tiene al agapornis como vecino, no canta y silba tanto como antes. Quizá sea la edad, pero no he encontrado explicación firme a ese cambio. Afortunadamente sigue respondiendo a nuestros silbidos.

En cuanto a la jaula, debemos tener en cuenta que estas aves son más grandes que los periquitos o agapornis, por lo que es necesario proveerle de una jaula lo suficientemente amplia para que pueda saltar y batir sus alas, evitando que se agobie. Para mantener a nuestras ninfas sanas, debemos alejar la jaula de los rayos de sol directo, la excesiva humedad y las corrientes de aire. También debemos de preocuparnos por la limpieza de la jaula y sus complementos (comederos, bebederos, juegos). No hay que olvidar que son muy aficionadas a picotear la jaula, por lo que debe ser de material resistente. Anecdóticamente recuerdo que durante mucho tiempo mi ninfa se ponía como loca a protestar sin cesar a mediodía, chillando, y siempre a la misma hora. Tardamos en darnos cuenta de que era por el sol, problema que se solucionó colocando una pequeña mantita. No subestimemos a las ninfas.

Su alimentación puede basarse tanto en mixtura específica para ninfas y agapornis (el mijo propiamente dicho que se encuentra en todas las tiendas de animales), o en pienso específico para ninfas. También se pueden mezclar ambas. Pero para una dieta equilibrada podemos complementarla con un aporte de alimentos vegetales frescos, como naranja, plátano, manzana, pera, pimiento, zanahoria, pepino, lechuga, tomate, etc. También les encantan las pipas, más que el mijo. De manera esporádica, también podemos ofrecerles algunas golosinas como barritas de miel con semillas o frutos secos. Beben mucho y sobre todo en verano, por lo que debemos de proveerle agua en cuanto vemos que su bebedero está a punto de vaciarse.

En cuanto a enfermedades, tenemos que estar atentos si come o bebe en exceso. Si se mueve poco, esta decaída y se aparta hacia un rincón. Si se arranca las plumas o las pierde, si presenta los ojos hinchados o permanece acurrucado y esconde frecuentemente la cabeza bajo ellas. También si respira con dificultad o desprende secreciones nasales, si evacua con dificultad o tiene diarrea…Si sucede alguno de estos síntomas, debemos de trasladarla a una jaula ambulancia (ver post de los agapornis) y consultar a nuestro veterinario para poder suministrarle el tratamiento adecuado. A continuación enumero una serie de enfermedades y recomendaciones para su tratamiento:

Picaje: El ave se autoarranca plumas por todo su cuerpo. Es una enfermedad psicologica que sufre cuando esta estresado o simplemente aburrido, aunque también se puede deber a infecciones dermatológicas o a que la ninfa tenga piojos o similares. Veterinarios recomiendan introducir pequeños juguetes en la jaula como campanas o bien otra ninfa que le haga compañía.

Piojos rojos: Se rasca con excesivo énfasis y suele moverse cada vez menos. La solución puede ser desinfectar la jaula y todos sus accesorios, y por supuesto a la ninfa mediante aerosoles específicos para combatir piojos y otros. Para prevenir la aparición de piojos, se puede aplicar sprays insecticidas mensualmente a nuestras ninfas.

Ácaros: Aparecen costras blancas similares a verrugas en patas, orificios nasales y ojos. Lo que se puede hacer es aplicar pomadas de compuestos de azufre que eliminen los ácaros, siendo imprescindible consultar al veterinario.

Heridas: Debemos lavarlas siempre con agua y jabón, y posteriormente, debemos aplicar un desinfectante como clorhexidina de uso veterinario, pero si no se puede acceder a ello, también se recomienda utilizar yodo rebajado con agua. La cura se realizara 2 o 3 veces al día hasta que la herida sane. Si la herida fuese demasiado profunda, se deben utilizar cremas cicatrizantes, pero no durante más de 5 dias, si no esta reblandecería la costra y se ralentizaría la curación del ave.

Otras: Respecto a síntomas como diarrea, vómitos, falta de hambre o pérdida de peso, la solución más directa es dirigirnos a un veterinario para que le suministre unos antibióticos.

Las ninfas son unas preciosas aves que pueden dar mucha felicidad y melodías en nuestra casa y esa sensación es importante para facilitar un entorno ausente de estrés en nuestro propio hogar, de forma que se convierten en un amigo. Pero debemos ser nosotros también amigos de ellos y no olvidar que precisan un cuidado y atención diarios. No me cansaré de repetirlo, los animales necesitan que les demostremos cariño, les mimemos, animemos y evitemos que sufran, no faltándole tampoco ni alimentación ni limpieza ni una buena salud.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por ofrecer esta información.

Raúl dijo...

Gracias a usted por encontrar de su utilidad este post. Un saludo.

toti dijo...

te felicito, vale la pena leer sobre estos animales.

Raúl dijo...

Gracias, pienso que son unos animales preciosos y me encanta escucharlos cantar.

Anónimo dijo...

gracias, aora lla tome la decision de comprar una

paco dijo...

Gracias por tus consejos.Me he comprado dos y estoy encantado con ellos

Raw dijo...

Son unos animales preciosos y llenan de alegría nuestras casas. Me alegro que para tí así sea :)

Anónimo dijo...

Cuanto puede costar un par de ninfas a y cual ejecuta mas sonidos la hembra o el macho? Gracias de antemano por su pronta respuesta.

Raw dijo...

Siempre que no sean papilleras (que son bastante más caras) pueden costar las dos entre 80-100 euros, aunque depende también de la tienda ya que en Internet se pueden conseguir más baratas. Aún así recomiendo ir a tiendas físicas.

En cuanto a los sonidos el macho el que más canta, como ocurre en muchas especies de aves.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Es normal que mi ninfa este casi todo el año con la muda?Aunque ahora es más pronunciada

Raw dijo...

Normalmente la muda tiene lugar dos veces al año pero siempre van perdiendo alguna que otra pluma conforme pasa el año. Hay que tener cuidado con los meses de frío y vigilar que no pierda demasiado.

Si la caída de plumas es excesiva o se las quita con el pico, es recomendable ir al veterinario por si acaso puede tener algún parásito.

ximena Isgro dijo...

Hola, hace unos dias me regalaron una ninfa, el caso es que hace un sonido muy raro, como si estuviera mascando algo crujiente, asi suena. es normal? a que se debe?

Raw dijo...

No tiene por qué ser nada malo, lo más normal es que esté intentando imitar algún ruido o sonido que le esté llamando la atención.

Saludos.

Anónimo dijo...

Buenas,

Estoy a punto de comprarme una ninfa papillera, pero tengo un duda principal (tengo muchas, pero una principal) y es que la jaula que tengo preparada para ella es una de esas grandes (de este tipo: http://www.gardencenterejea.com/fotos/productos/detalle/4736-1.jpg), pero en la mitad inferior tengo varios canarios y, en concreto uno, es bastante cantarín. Si destino la parte de arriba para la ninfa (una vez esté preparada para vivir en la jaula), supondrá mucho problema que escuche a los canarios cantar todo el día?Será eso un problema a la hora de aprender a silbar otras melodías que yo le enseñe o ciertas palabras??

Por favor, echadme una mano!! Mil gracias!!

Raw dijo...

No es ningún problema, de hecho las ninfas adoran escuchar sonidos de todo tipo y especialmente de aves. Se preocuparán por intentar imitar todo cuanto escuchan y eso incluirá tanto los canarios o periquitos como nosotros mismos.

Cuanta más vida y sonidos sienta a su alrededor, mejor se sentirá y evitará actitudes como quitarse las plumas o picotear la jaula cuando crezca.

Saludos.

fran dijo...

Buenas me gustaría saver si una ninfa pierde el canto vuelve a recuperarlo??? Ayudenme porfavor

Raw dijo...

Las ninfas con el paso de los años reducen considerablemente su tiempo de canto pero no quiere decir que lo hayan perdido. Lo mejor es estimularla y animarla.

Si se le observara débil o no comiera, sería índice de alguna enfermedad y habría que consultar al veterinario, pero en principio hay que silbarle e intentar que responda.

fran dijo...

No esta perfectamente lo que pasa esque la saque al patio a tomar el sol y se le tiró un Palomo a la jaula y comenzó a gritar como un niño, y esta mañana me e despertado a las 11 cuando normalmente ella me despierta sobre las 9 silbando, aún asi cuando a visto a mi madre de a puesto a silbar y la e cojio y se a puesto a silbarme, lo que me preocupa esk no canta como aantes cuando salia el sol y sólo tiene un año y medio

Raw dijo...

Entonces parece ser que es el miedo o el shock lo que le pueda estar retrayendo si es que no tiene ninguna herida. A las ninfas les afecta mucho(para bien y para mal)el ambiente en el que estén y sus sonidos. Lo mejor es precisamente animarla y silbarle, en pocos días debería de volver a la tónica habitual.

Fran dijo...

Esta tarde e estado bastante tiempo y al final se a puesto a silbarme parece k ba mejor gracias

Anónimo dijo...

Quanto tiempo se les necesita dedicar al dia? Tambien quiero saber que tipo de ninfa es mas cariños@ el macho o la hembra? Gracias.

Raw dijo...

Las ninfas no necesitan demasiado tiempo como otros animales (perros, gatos). Les encanta escuchar sonidos y que se sientan acompañadas, aunque no las tengamos en nuestras manos más que unos minutos. Cuando son papilleras sí que hay que mimarlas a menudo, para que se acostumbren.

La única diferencia que hay entre machos y hembras es que los primeros silban y saben imitar sonidos, mientras que ellas sólo pían. Pero más allá de eso no hay diferencias de cariño.

Anónimo dijo...

Hola y Pork las ninfas cantan por las noches o en el día según tú experiencia es Pork están feliz, o estresadas?? Esk está solito callado y de repente se pone a cantar y no se calla

Raw dijo...

Muchas veces las ninfas se ponen a cantar de repente porque se sienten acompañadas y eso les hace feliz. Bien porque escuchen a aves en el exterior u otras casas o incluso cuando nos ve a nosotros mismos.

Por las noches, cuando hace frío, resguardábamos a la ninfa en un cuarto de aseo. En cuanto alguien entraba, enseguida se ponía a cantar.