domingo, 21 de abril de 2013

75 años de Spirou

Este año, aparte de cumplirse el 55 aniversario de Mortadelo y Filemón y el 40 de Superlópez, pasará a la historia del cómic como el de los 75 años de la primera publicación del personaje de Spirou. Un cómic francés en el que han participado varios autores tanto desarrollando una serie principal que goza de cierta continuidad como otros álbumes que se han publicado de forma paralela y separada. Entre todos los autores hay que destacar especialmente al gigante André Franquin (Gaston Legaffe). En 1938 se publicaba la primera historieta en la revista Journal, siendo el protagonista un botones y una ardilla como mascota. El creador fue Robert Velter y los derechos serían comprados años más tarde por la editorial gala Dupuis. En 1943 encargó la realización de historietas a Joseph Gill (Jijé) e introdujo al para mí el personaje estrella de la serie: Fantasio, periodista de profesión. Por el momento sólo se estaban desarrollando historietas cortas y desgraciadamente no son fácilmente encontrables. Tanto es así que en España no han visto jamás la luz. Es una pena. 

En 1946 se produce una auténtica revolución en la serie al coger las riendas un joven André Franquin. Tras realizar varias historietas cortas, pasa pronto a las aventuras largas a partir de Il y a un sorcier à Champignac, donde introduce a uno de los personajes emblemáticos de la serie: el conde Pacôme. También hay que destacar al Marsupilami, una especie de mono con una cola larguísima que se convierte en una nueva mascota para los protagonistas y que en cada aventura va descubriendo sorprendentes habilidades. Otros personajes propios de Franquin son Zantafio, el hermano malvado de Fantasio, Secottine, una periodista que sin querer rivaliza con este último y Zorglub, que se trata de un inventor que comienza siendo el máximo rival de Pacôme y sus amigos desarrollando un curioso lenguaje en base a palabras pronunciadas al revés. Las historietas de Franquin completaron 20 álbumes y en España se publicaron en Grijalbo y Planeta Agostini, que ya en el siglo XXI reeditó la obra en blanco y negro y en formato más reducido, pero incluyendo historietas cortas inéditas hasta ese momento en nuestro país. En 1968 finalizaba la obra de este genial autor y mis aventuras preferidas son Z como Zorglub, QRN en Bretzelburg y El viajero del mesozoico.

El siguiente fue Jean-Claude Fournier, que realizó nueve álbumes entre 1970 y 1980. Siguió utilizando los mismos personajes creados por Franquin a excepción del Marsupilami. La mayor novedad fue que en esta época el trasfondo de las aventuras fue de tipo más social y crítico, pero el problema fue que los álbumes se iban publicando con cierta lentitud. Ese fue el motivo por el que se contrataron hasta dos equipos a la vez: el primero fue el de Nic Broca y Raoul Cauvin. Sin embargo, no consiguieron triunfar debido a que no pudieron utilizar ninguno de los secundarios habituales, dado que no contaron con el visto bueno del exitoso tándem de Tome y Janry. Los álbumes de Fournier han sido publicados en 3 recopilatorios por Planeta Agostini mientras que los de Nic y Cauvin sólo datan de la época de Grijalbo, siendo hoy mucho más barato adquirirlos en francés que en castellano por el elevado precio que se pide en las webs de compra de segunda mano.


En 1984 se inicia probablemente la etapa que más fans de las aventuras de Spirou y Fantasio ha perpetuado. Philippe Tome y Jean-Richard Geurts (Janry), dos belgas, se encargan del guión y dibujo de las nuevas aventuras consiguiendo grandes obras como Spirou en Nueva York, El despertar de Z o El rayo negro. Además, introdujeron nuevos personajes que aportaron más dinamismo a la serie, como el malvado Vito el cenizo. A nivel de guión, destacó que situaron algunas aventuras en distintos parajes del mundo, como Moscú, Australia, EEUU, etc. El color fue mucho mejor aplicado que en la forma en que lo hicieron en la época de Franquin, así como una expresividad que supera de largo a las aventuras publicadas en la década de los setenta. Mucha acción, humor y fantasía que desgraciadamente tuvieron su final en 1998 cuando se publicó Machine qui rêve, una historia con un formato radicalmente distinto y que marcó el final de la etapa de estos dos autores. Un esquema demasiado realista y alejado del espíritu tradicional de un cómic con 60 años de historia que casaba bien con su creación Soda, un poli con sotana. Pero no con Spirou y Fantasio. Por último señalar que estos álbumes no han sido reeditados desde que lo hiciera Grijalbo en tapa dura, pero tienen un precio en el mercado de segunda mano más asequible que los de Nic y Cauvin. No obstante, algunos se han llegado a reeditar en inglés en 2010, como el de Con el agua al cuello (Running scared).

La ruptura de Dupuis con Tome y Janry estuvo algo envuelta en la polémica, ya que su relegación de la serie de Spirou y Fantasio pareció deberse más a los resultados del último álbum que al conjunto de su estupenda etapa. El caso es que se abortó un álbum que hubiera situado a los personajes en Cuba. Más adelante se les llegó a proponer terminarlo pero de forma paralela a la serie principal, de forma que lo rechazaron. Desde aquél momento se centraron en la serie de El pequeño Spirou, que desarrollaron en un estilo muy diferente al que corresponde al personaje "grande". Esta información ha sido aportada por el forero Señor Ogro en el Foro de la TIA.com.


Se tardó nada menos que seis años en que viera la luz un nuevo álbum y fue de la mano de Jean-David Morvan al guión y José Luís Munuera en el dibujo. Un lorquino ilustrando las aventuras de uno de los cómics franco-belgas más longevos. Y en verdad su estilo le dotó de más dinamismo gráfico a las historias, realizando cuatro álbumes que supusieron un soplo de aire fresco. Diferente pero sin chocar con el alma de los personajes. Sin embargo, el final de su cuarto álbum, tratándose de una historia perteneciente a la serie principal, sí que tuvo un importante desacierto. El caso es que en 2009 se decidía romper con estos dos autores, cuyas historietas se publicaron en España una vez más por Planeta Agostini.

Finalmente, los actuales encargados son Fabien Vehlmann y Yohan Chivard. Después de publicar en 2006 Los gigantes petrificados, asumen la elaboración de las aventuras de la serie principal de forma que hasta la fecha se han publicado tres. Desgraciadamente no se han traducido aún al castellano y no sé a qué espera Planeta. Tenía esperanzas de que este año se publicara un integral, pero sólo ha visto la luz en Francia y ni siquiera existe distribución al extranjero. Si los anteriores autores hubieran continuado, siendo español el dibujante, seguro que los hubiéramos visto. Pero hay que conservar algo de esperanza y que puedan editar los tres en un tomo. De cara al número 55 de la serie principal (en proceso de elaboración), se ha desvelado que volverá el personaje del Marsupilami, debido a la compra de Dupuis de Marsu ediciones y la consiguiente adquisición de los derechos de los personajes de Franquin.

2 comentarios:

Nani Blasco dijo...

Fantástico!
Completo artículo.
Muchas gracias!

Raw dijo...

Muchas gracias, me alegro de que sea de su agrado :)

Un saludo.