domingo, 28 de abril de 2013

El adiós definitivo al Messenger

En este mes se ha producido la desaparición (por integración con Skype) de la herramienta de chat más famosa de lo que se lleva de siglo XXI: el Windows Live Messenger, conocido en sus inicios como MSN. Se cierra un ciclo y no sin dolor porque creo que se pierde la mejor aplicación de chat que existía por el momento, aunque es cierto que posiblemente hayan sido las redes sociales las que se han cargado el pobre Messenger. Porque, seamos sinceros: ¿quién se estaba metiendo últimamente al chat de los muñequitos verdes? Más de sesenta contactos y uno o dos en línea como mucho. También es cierto que ha coexistido con otras alternativas que en diversas épocas han representado igualmente una moda, pero de la fisma forma han ido experimentando un descenso en su utilización. Echaré una mirada a esas webs destacando aquellas que he llegado a utilizar de forma prácticamente paralela a la del archifamoso Messenger. Todas salvo este último siguen existiendo, pero creo que su mejor época ya pasó.

En España, el IRC-Hispano representa sin duda la prehistoria de los chats en nuestro país, aunque más adelante quiso evolucionar a red social. Se creó en 1996, cuando eso del Internet era más propio de pijos y cuatro modernos y las nuevas tecnologías se circunscribían más bien a los teléfonos móviles (imposibles de llevar en el bolsillo, por cierto). No llegué prácticamente a utilizarlo, pero en mis tiempos de la Universidad se seguía utilizando (primeros años del siglo XXI). En España se accedía al canal Hispano y tenía varias salas. En 2009, Telefónica alcanza un acuerdo para incorporarlo a Terra, aunque realmente no se fusiona con el chat sino que se crea una nueva web.

El chat de Terra es otro que ha pegado mucho y uno de los que más he utilizado. Podíamos entrar a muchísimas salas, tanto de carácter provincial, general o sectorial (ligues, edades de 20 a 30 años, etc). Existe la pantalla general en la que todo el mundo lee nuestros mensajes y podemos comunicarnos por privado con quien queramos. Alrededor de 2006 fue cuando este chat empezó a derrumbarse por la afluencia extrema de boots y floodings que llenaban el chat general de mensajes estúpidos, faltas de ortografía a raudales, garrulismo de chonis y canís que tiraba p'atrás y para colmo casi nadie contestaba los privados, existiendo en muchas ocasiones robots en vez de personas. Y eso por no mencionar el estado mental de la mayoría de los que entraban, con independencia de que la mayoría eran demasiado jóvenes. Al margen de esto, no te avisaban cuando llegaba un nuevo mensaje, a no ser que tu interlocutor clicara en algunas opciones que hacían sonar campanas, pitidos y demás zarandajas. Años después se cambió eso con la existencia de moderadores, pero la gente seguía en los mismos trece: sin contestar. 


Luego estaba el Chat de Los 40 principales. Le llegó a ocurrir con el tiempo lo mismo que al de Terra en referencia a los trolls. Cuando funcionaba bien, teníamos unas cuantas salas en las que podíamos hablar con gente de toda España (y fuera de ella). Aquí sí que contestaba más gente y del mismo modo que el anterior era el paso previo para agregar a MSN siempre y cuando se alcanzase el nivel de confianza mínimo para ello. El único problema era que lógicamente no era tan fácil encontrar a gente que viviera cercana a tí. Tampoco te avisaban de nuevos mensajes y tenías que estar pendiente, del mismo modo que la peña  contestaba a veces demasiado tarde. Recuerdo dos anécdotas de que me engañaron en este chat hasta dos veces: en una me pidieron escribir una carta con una fotografía y en otra quedar en la puerta de la facultad. La primera, no me la contestaron nunca y la segunda me tuvieron esperando como un tonto y el móvil al que hice 5 ó 6 llamadas era luego de un tío. Otra historia fue que una chica me contestaba de forma extraña y pensé que se estaba quedando conmigo, cuando en realidad era sorda. Le agregué después al MSN.

El Messenger experimentó múltiples actualizaciones, siendo la más importante la que permitió emplear la webcam, aparte de conversaciones sonoras. Sin embargo, al principio sólo era posible ponérsela a una persona. Después de que se permitiera para varias podía ocurrir que dirigieras una sonrisa o guiño a alguien y otra persona se extrañase o preguntase como una cotilla (sí, me ha llegado a pasar). Al margen de esas aplicaciones, lo mejor es que permitía una pantalla bien grande para chatear con cada vez más emoticonos y algunos de ellos con efectos especiales (los "guiños"), existiendo también otros que podíamos ir agregando copiándolos de nuestros contactos al escribirlos ellos. Eso sí, había gente realmente odiosa que los copiaba todos y la conversación era un auténtico caos. El sonido de aviso de nuevo mensaje sí era encantador y lo vamos a echar mucho de menos. Además, también se encendía la ventana. Por su parte, los nicks eran de alguna manera el antecedente de los estados de Facebook. Mi nick era RAULICO entre notas musicales y luego ponía algún tipo de mensaje. Odiaba la gente que se ponía frases cambiantes y nunca su nombre.


¡Eran fenomenales esos tiempos en que nada más entrar te escribían dos o tres y terminabas con seis o incluso más conversaciones! Un montón de gente conectada por la tarde. Pero eso fue cambiando con el paso del tiempo y concreto con las redes sociales: Tuenti y Facebook sobre todo. De manera progresiva, el uso de Windows Live Messenger fue decreciendo y no lo entiendo, sinceramente. Porque los chats de Tuenti y Facebook son una versión jibarizada de lo que es un chat, aparte de que su variedad de emoticonos es sencillamente vergonzosa. Mucho mejores son los de Whatsapp o Line, las aplicaciones de chat para móvil que son las que, sobre todo el primero, han terminado por derrumbar el uso del Messenger. Ahora, en cualquier lugar y hora se puede chatear con los contactos de nuestra agenda. Y ese es el mayor problema: a todas horas, y si no echad un vistazo a las reuniones de amigos de hoy día: todo el mundo con el móvil.

Skype, como plataforma para videoconferencias, es muy buena y lo vamos a negar porque nos permite cosas como a mí hablar con mi novia cuando estaba trabajando en el extranjero. Pero como chat escrito es un auténtica tomadura de pelo, sin ser ni el 5% de bueno que lo era Messenger. Supongo que esto alentará a volver a los chats antes mencionados o, si lo que se quiere es ligar de forma más seria (if you know what I mean), recurrir como mejor alternativa a las redes sociales de contactos y de ligue como las que hablé en este post. Lamentándolo mucho hay que recordar que ahí hay que pagar, cosa que no se hace en ninguno de estos chats. Pero ya se sabe que el algo quiere, algo le cuesta.

4 comentarios:

Isaac Palacio dijo...

Yo antes que el Messenger sobre todo chateaba en 2 chats, Ozu y Latin Chat y mi primer correo fue en mixmail y Latin Mail, luego también estaba Terra, pero no era lo mismo, eran los inicios y existía Yahoo Messenger e IRQ, luego llego Messenger, donde agregaba a gente que conocía en chats o amistades, con el tiempo abandone los chats y me centralice en el Messenger, entonces apareció la primera red social "Mipasado.com" un dinosaurio de lo que son las redes sociales hoy en día, después aparecieron Hi5 o Gente IRC, ahora Gente Live, etc, sin olvidarnos de los grupos que creo Microsoft, que eran como foros.

Javi Signum dijo...

La verdad es que ya se había quedado un poco obsoleto con la cantidad de aplicaciones nuevas que existen. Siempre nos quedará la nostalgia a todos aquellos que comenzamos en esto de los ordenadores. Nunca morirá para nosotros.
Un abrazo.

Raw dijo...

Recuerdo esa red de Mipasado.com, pero al final parece que Facebook recogió la intención con la que se creó aquella web.

Es lo que tiene que las aplicaciones se vayan reciclando, pero espero que al menos se curren más el chat del Skype porque ahora mismo no tiene nada que no tengan los de las redes sociales.

Raw dijo...

Escasos días después de publicar este post, se extendió por la red el llamado 'Messenger revival', que no es sino una aplicación que vuelve a instalar la última versión de esta herramienta antes de migrar a Skype. De hecho, es perfectamente compatible.

No obstante, parece ser que esa "resurrección" sólo durará unos meses. En principio, claro...