lunes, 31 de diciembre de 2012

Malos tiempos para la lírica futbolera

Termina el 2012 y en breves horas comienza un nuevo año con renovadas ilusiones. Como siempre, toca hacer balance de lo hecho y no hecho, de lo que se puede mejorar y en lo que hay que seguir en la misma línea. En fin, hacía tiempo que no escribía sobre fútbol y mis equipos favoritos (desde agosto), pero es que sinceramente para lo que está pasándoles esta temporada mejor no merecía la pena. Pero después de todo ese tiempo, voy a intentar hacer un resumen de la triste media campaña que han realizado mis equipos del alma. Empezando por la Primera División, el Real Madrid ha cerrado un 2012 en el que ha conquistado más títulos que el Barça (Liga y Supercopa de España frente a Copa del Rey) a nada más y nada menos que a 16 puntos del líder, el Barcelona, y a 9 del otro gran rival, el Atlético de Madrid. Esta humillante distancia viene dada por dos motivos: primero, la terrible superioridad del Barça de Vilanova (al que deseo una muy pronta recuperación de su lucha contra el cáncer) que ha ganado CASI TODOS los partidos menos un empate precisamente contra el Real Madrid en el Camp Nou y el segundo, el nefasto arranque del Madrid con dos derrotas y un empate en las primeras cinco jornadas. Creo que la culpa no es tanto de Mou como se quiere fomentar, pero la suplencia de Casillas en el partido de Málaga no se la perdonamos muchos madridistas.

Aún faltando 21 partidos por disputarse, considero que el Real Madrid ha tirado la Liga de una forma tan sorprendente como humillante, porque seamos sinceros: 16 puntos no se le remontan al Barça de estos momentos... ¡ni de coña! Duele pensarlo así para los merengues, pero es lo que hay. Toca centrarse en la Champions una vez más, pero aún así el equipo parece muy tocado de moral a pesar de que sus últimas conquistas en Europa coincidieron con malos momentos en Liga. Pero eso sí, con un Barça "normal", como en los años noventa, ahora mismo la distancia sería como mucho de 4 ó 5 puntos. Pero no de dieciséis... En fin, sólo me queda felicitar aparte de al Barça, por el futuro título, al Atlético de Madrid por su extraordinaria campaña y aunque desearía que conquistara la Liga (evidentemente), no creo que llegue a competir con el Barça. En mi opinión, la Liga YA ES azulgrana y no caben más debates posibles. Es una pena que no haya existido algo más de competitividad, pero cuando un equipo es muy superior hay que reconocerlo. Aún así, espero tener alguna esperanza de celebrar la Décima. Hala Madrid, y feliz año a los madridistas.


Por otra parte, el Real Murcia, el equipo por el que pago y asisto a buenas y malas tardes (últimamente más malas que buenas), se desinfló tras un comienzo razonablemente bueno y pasó de estar en la sexta posición (el mismo techo del ejercicio pasado) a finalizar el año el 15º. ¿Qué ha pasado? Pues un cúmulo de mala suerte que ni Pepe Gáfez: vuelta a la reproducción de lesiones continuas y algunas de duración de más de un mes: Catalá, Mauro, Emilio Sánchez, Sutil (una vez más), Kike García, etc, sanción de seis partidos a Matilla por insultos graves en un encuentro ante el Sabadell, el máximo goleador de las últimas temporadas (Chando) ni rascaba bola ni contaba para el entrenador, fallecimiento del jardinero José Gálvez en pleno césped a una hora del comienzo de un partido, pillan a varios jugadores de fiesta tras el deceso y la derrota posterior, se marcha un preparador físico de renombre... A todo eso le añadimos una plantilla descompensada que en cuanto faltan dos o tres jugadores desaparece del campo y en la que no existe un referente goleador, un nueve puro y de calidad. De esta forma, a  7 puntos del descenso y a 8 del play-off no se puede aspirar a nada salvo a mantener el tipo. Para hacer las cosas bien hay que empezar a planificar antes una plantilla, no en el último momento y de ahí los resultados del año pasado en que la forma física se vino abajo en la segunda vuelta y ahora estas irregularidades.

Siviero tiene muy claro que necesita refuerzos, pero el presidente Samper se enroca y no desea soltar más dinero aparte de los 4,4 millones de euros que va a poner este año para poder equilibrar las cuentas del endeudadísimo club pimentonero. No son buenos tiempos y más dentro de un concurso de acreedores, pero existen otros clubes que están mucho peor como el Racing de Santander (en puestos de descenso), que están ajustando su plantilla para ir saliendo hacia arriba. Este año que viene sé que no veré ningún ascenso de mi Real Murcia, pero sólo espero que salga de esa inoperancia en punta y desarrolle mejores ideas en el centro del campo empezando en el partido contra el colista Hércules el día de Reyes. Pero que no nos engañen más, pues para poner #RumboAlObjetivo, hay que planificar los equipos y fichajes desde julio, sobre todo marcando unas prioridades en donde sabemos que andamos más flojos. Eso sí, lo que ha cambiado es que el equipo está algo más sólido en casa. Pero fuera de ella es un auténtico desastre. Como murcianista de corazón me duele, pero espero una reacción a la altura de la historia del club. Vamos Real Murcia. ¡¡Ánimo, afición!! Quizás lo más destacable para mí del 2012 relacionado con este club es el haber conocido a uno de los investigadores de su historia más serios y trabajadores: Quique Baeza.


Por si llevo ya suficiente cabreo balompédico, ahora viene lo "bueno". Digamos que el postre. El Pinatar CF, el equipo de mi pueblo, es uno de los tres de entre Primera, Segunda A, B y Tercera que no ha ganado ni un mísero partido. Cinco empates y once derrotas llevan estos señores en una tristísima campaña en la que la mayoría de los pocos goles que han marcado han sido de penalty y quedan a 9 puntos de la salvación cuando se hablaba en verano de hacer un equipo para quedar en media tabla mirando a los cuatro primeros. ¡Pero a quién pretenden engañar! si no fuera por el crack argentino Martin Priest, que ya estuviera en los buenos tiempos del equipo, seguramente se llevarían menos puntos todavía. La directiva de Juan Guerrero mantiene aún el entrenador, así que ya le valdría hacer los refuerzos convenientes para ajustar esta plantilla de nivel mixto de preferente y de juvenil y evitar el descenso después de 11 años en Tercera División. Siempre recordaré aquél año en que el club acabó 3º y jugó promoción contra el Valencia Mestalla en 2006. Desde entonces me quedé con las ganas de volver a ver más partidos de ese tipo, como en 2008 que nos quedamos a un punto de entrar y llegar a jugar nada menos que en el Carlos Tartiere de Oviedo. De  momento toca sufrir, esperar un milagro y que el rival Pinatar FC no ascienda. Nunca entenderé por qué hay dos equipos en San Pedro, pero respeto a los simpatizantes del otro.

Para terminar el post, quiero hablar brevemente de un ambicioso proyecto que ya es una realidad en mi pueblo: el centro deportivo Pinatar Arena Football Center, que es básicamente un complejo en el que podrán entrenar equipos extranjeros y españoles. Campos de fútbol, piscinas, pistas de pádel... un pecado mortal que siendo del pueblo no lo haya visto, pero muy pronto estaré allí y seguro comentaré algo. Para más información, click aquí.

Ah, y antes de que se me olvide... ¡¡FELIZ 2013!! (lo de la rima me la ahorro, que uno es educado xD)

2 comentarios:

Javi Signum dijo...

Este año el madrid de mal en peor. Menos mal que la temporada tendrá un final.
El Murcia no creo que tarde mucho en subir de categoría, aunque el el Pinatar lo tiene algo chungo. Todavía estan a tiempo.
Un abrazo y Feliz año!!

Raw dijo...

Sin duda lo peor para el Madrid es que aún quede tanto para que acabe la Liga. Los otros aún tienen una esperanza, aunque más bien reducida. En fin, a ver si el año sorprende y, por qué no, un triunfo merengue en Europa dejaría en anécdota la kilométrica distancia.

Feliz año nuevo! un abrazo amigo.