lunes, 22 de octubre de 2012

Elecciones vascas y gallegas 2012

En esta época de crisis económica (que se está alargando más de lo que pensábamos) está proliferando la convocatoria de comicios electorales en casi todos los niveles. Este domingo le ha tocado a Euskadi, que cuenta con un calendario propio y separado de las regiones que accedieron a la autonomía a través de un procedimiento ordinario y más lento, y a Galicia, cuyo caso es el mismo sólo que se tomó la decisión de adelantarlas unos meses. Sobre la mesa un tema claro entraba en la agenda de casi todos los partidos: los recortes del Gobierno de la Nación perpetrados por Rajoy y compañía y la reacción ante los mismos. Estas dos importantes Comunidades podían servir de barómetro en relación a la desacertada gestión del PP, al tiempo que para comprobar el efecto y credibilidad que había tenido en el electorado el anuncio hace un año de la organización terrorista ETA de retirarse de la lucha armada (que no entregar las armas, pedir perdón y disolverse). Dos hombres luchaban por revalidar su mandato con muchas complicaciones: Patxi López, el político del PSE que acabó con 20 años seguidos de PNV y Alberto Núñez Feijoo, presidente por el PP de Galicia. Como hago siempre que hay elecciones y siendo algo que me encanta por haber estudiado Ciencias Políticas, voy a analizar los resultados.

En Euskadi ha vencido como casi siempre el PNV, que había gobernado desde finales de los años setenta hasta 2008 en que ocurrió algo inédito: PSOE y PP se unieron para desbancar al nacionalismo rancio y de doble moral del que muchos vascos estaban cansados. También dio su apoyo UPyD, constituyéndose un apoyo tripartito pero con gobierno socialista de Patxi López. Pero al PSE le ha perjudicado justo lo que en teoría debería de haberle dado alas: el cese de la actividad armada de ETA. Eso ha favorecido que se multiplicase la simpatía de la izquierda nacionalista (no sólo la abertzale o radical) por un partido heredero de Batasuna, Euskal Herritarok y otros: BILDU. Nada menos que 21 escaños, un éxito de la candidata Laura Mintegi. Así, es más que probable que Iñigo Urkullu sea el nuevo Lehendakari al conquistar el PNV 27 escaños y podría contar con el apoyo de BILDU o del PSE. La división que parece articular la competición partidista en el País Vasco es el nacionalismo, pero si es cierto que Urkullu desea centrarse en lo económico no es imposible que pacte con los socialistas. El PSE pasa de 25 a 16 escaños, un bajón espectacular con pérdida de 100.000 votos e incluso el PP de Antonio Basagoiti pasa de 13 escaños a 10. De lo que me alegro es de la continuidad de Gorka Maneiro de UPyD que volvió a sacar su escaño por Álava recibiendo 21.492 votos en todo el territorio vasco. Los resultados los podemos ver aquí.

Se puede observar también que la abstención ha sido en realidad otra fuerza política, con alrededor de un 34%. Es sintomático que exista tanta gente que no quiera votar, no sabemos si por desafección con todas las formaciones. El éxito de BILDU, que ha agrupado a formaciones nacionalistas de izquierda, ha dejado a este espectro político una presencia tan fuerte en Ajuria Enea sin precedentes desde 1990 nada menos. Pero aún así, ¿por qué existe tanta abstención? Puede ser que en parte haya un sector de esa izquierda independentista que no termine de estar conforme con el anuncio de abandono de la lucha armada de ETA. A mi parecer no es suficiente sólo con eso, pero no deja de ser una paso muy importante para que algún día se consiga de una vez la paz y jamás vuelva a existir la violencia y familias destrozadas que forman parte de la historia del País Vasco y de España. Esperaremos.


En Galicia ha existido una abstención mayor aún: nada menos que un 36,67%. El PP ha perdido más de 140.000 votos pero ha aumentado sus escaños, producto de la conjunción del batacazo que ha experimentado el PSOE y los efectos de la injusta Ley Electoral que transforma una una mayor abstención en escaños más "baratos" para el partido ganador. Y es que los ex votantes del PP parecen haberse quedado en casa. El PSOE de Pachi Vázquez ha perdido 230.000 votos, acorde con la hecatombe del partido central en las Elecciones Generales de 2011. Sólo 2 de cada 10 votantes confió en el candidato socialista, cuya formación ha pasado de tener 25 diputados a tener 18 mientras que Alberto N. Feijoo seguirá presidiendo la Xunta con 41 diputados frente a los 38 de 2009. Los votos socialistas emigraron a AGE (Alternativa Galega de Esquerda de Xosé Manuel Beiras). Esta nueva candidatura ha arrastrado también el voto del BNG (Francisco Jorquera), que ha perdido mucho apoyo reduciendo su presencia de 12 escaños a 7. AGE es por tanto el otro vencedor de estas elecciones irrumpiendo con 9 diputados. No han podido obtener representación José Canedo de UPyD (21.212 votos) y el polémico Mario Conde, que se presentó por Sociedad Civil y Democracia y se ha pegado el morrazo padre (15.781 votos). Tendrá que seguir este hombre publicitando sus libros en El gato al agua.

Es cierto que ha tenido cierto castigo el PP por los recortes del Gobierno Central, pero ese impacto ha sido muchísimo menor que el que ha recibido el PSOE debido a la división de partidos de la izquierda, sobre todo por esa nueva formación que al parecer ha recogido el descontento del sector progresista gallego y posiblemente se haya presentado como una alternativa a los socialistas que no han solucionado los problemas en su momento. Dicho de otra forma, se ha polarizado el electorado, pero el PP ha restringido la amenaza de Mario Conde al mínimo común múltiplo. José Canedo ha tenido mucha competencia en estas elecciones y los resultados han sido decepcionantes: ha perdido casi 2.000 votos respecto a las autonómicas de 2009. Mi ánimo a este candidato para que siga trabajando, pero habrá que realizar una primera autocrítica para analizar sobre todo por qué esos 140.000 votos que ha perdido el PP se han ido directamente a engrosar la abstención en vez de ser cazados por UPyD. Del mismo modo que no ha podido captar el voto del socialista decepcionado. Los resultados completos se pueden ver aquí.

3 comentarios:

Javi Signum dijo...

Yo soy vasco, aunque desde hace muchos años estoy viviendo en Málaga, así que las elecciones las seguí un poco desde la distancia. Me parece un poco mas de lo mismo de siempre, aunque la caída en picado del PSOE y del PP demuestra que cada día tiene menos seguidores. Hay mucha gente no nacionalista en el Pais Vasco, pero la forma de llevar el gobierno en los últimos años ha provocado que la gente, en lugar de cambiar de partido, simplemente no acuda a votar, por lo que los partidos nacionalistas cada vez subirán mas, pero no por méritos propios. Me alegro del escaño de UPyD en Álava.
Gracias por informarnos.
Un abrazo.

Raw dijo...

Con la existencia de tantos partidos en liza y el hecho de que no haya cambiado demasiado la política, es muy posible que la gente esté aún muy desconfiada. Hace unos años parecía que podían cambiar las cosas, pero sólo queda esperar ahora que la tensión deje paso a espacios de diálogo democrático de todas las fuerzas y no de imponerse unos frente a otros.

Me alegro que el post haya sido de tu interés, un abrazo.

Javi Signum dijo...

Acabo de proponer esta entrada para 'la mejor entrada' de octubre. Ojalá tengas suerte.
Un abrazo amigo.