sábado, 27 de octubre de 2012

Juegos de descarga para smartphone o tablet


Hasta ahora he hablado de videojuegos de los que se compran en tiendas y van en soporte físico, sea para consola o para ordenador. Sin embargo, existen otros que no nos cuestan absolutamente nada y que pese a su simplicidad están creando hordas de fans. Estoy hablando de los juegos de los smartphone, sean de Iphone, Android, etc. ¿Quién no se acuerda de la famosa serpiente de Nokia? ¿Ha pasado tiempo, verdad? Ahora podemos descargarnos de la red y sin incrementar la tarifa que pagamos de nuestro móvil una buena selección de juegos, que también pueden disfrutarse en redes sociales como Facebook o incluso en el Chrome Web Store.  Y por supuesto también en una tablet, muy de moda últimamente. El post de hoy se lo voy a dedicar a cuatro juegos, aunque tres de ellos tienen cierta similitud: el archifamoso Angry Birds, el Bad Pigies, el Ninja Chicken y finalmente el no menos apasionante Apalabrados. Estos juegos tienen el problema de que pasado un tiempo nos cansamos y ya no volvemos a jugar por una temporada, pero en algunos casos y sin saber por qué nos vuelve posteriormente el "mono".

Angry Birds es un auténtico 'boom' de descargas, que cuenta con más actualizaciones que cualquier otro videojuego de descarga. Un grupo de aves está enfurecida porque una pandilla de cerdos, comandados por su rey, ha robado una serie de huevos. La misión de los pájaros es derrotar a los porcinos derrumbando cada una de sus "guaridas", que en realidad son construcciones de madera, piedra y otros materiales. Para ello, en cada fase, tenemos que orientar e impulsar a varias aves mediante un tirachinas al objeto de impactar y destruir a los cerdos. Con la particularidad de que cada una tiene una habilidad o poder especial al pulsar una tecla mientras está en el aire.. Así, el pajarito azul se divide en tres, el amarillo se lanza en plancha, el gordo suelta un huevo, el negro explota... incluso hay otro que experimenta un efecto 'boomerang'. Si conseguimos vencer a los cerdos (impactando en ellos, haciendo caer material o explotando dinamitas) antes de que se acabe nuestro pequeño ejército de aves, ganaremos la fase. Si no, los cerdos que sobrevivan se reirán en nuestra cara. Podremos conseguir estrellas en función de nuestra puntuación. Son varios mundos de 30 etapas cada una y su éxito ha sido tal que se ha lanzado en las plataformas X-Box 360, PlayStation y Nintendo 3DS. Lástima que no para PSP.


Bad Piggies podría ser considerado un spin-off más que la antítesis del anterior. Los protagonistas ahora son los malos (los cerdos), pero la mecánica es muy diferente. El problema es que no engancha tanto como la versión de los pájaros, quizá porque se trata de que calentarnos un poco la cabeza más que tratar de atinar bien. El objetivo de cada fase es que el cerdo alcance la meta construyendo un vehículo que lo transporte hasta la meta. Empezamos con ruedas, fuelles y marcos de madera, pero posteriormente se van añadiendo propulsores, paraguas, muelles, globos, hélices... Para la consecución de estrellas no hay que superar determinadas puntuaciones, sino cumplir una serie de requisitos: hacer el recorrido dentro de un límite de tiempo, llegar si usar un determinado material, llevar a la meta al rey cerdo, etc. En algunos casos será obligatorio cumplir algunas de estas condiciones para poder avanzar a la siguiente fase. Los decorados están muy bien diseñados, pero a largo plazo se convierte en repetitivo y se nota más que en Angry Birds. Existe versión para PC.


Ninja Chicken trata en realidad de una gallina corredora (ataviada de un antifaz) que en cada fase tiene que superar una serie de obstáculos al tiempo que consigue monedas de oro y plata, bellotas, etc. De hecho para superar algunas fases será condición imprescindible alcanzar cierto número. El animal corre a tal velocidad que tendremos que reaccionar rápidamente para no chocar con ladrillos, cactus, cañones que disparan y diversos enemigos. Tiene unos controles muy sencillos, ya que básicamente se trata de saltar más o menos alto y deslizarse agachado, aparte de obtener otros elementos como estrellas ninjas para eliminar a enemigos cercanos. La dificultad se va incrementando, aparte de porque existen más obstáculos y hay que tener más reflejos, porque empiezan a aparecer perros malvados que saltan y están armados con lanzas y piedras. Según el número de monedas que tengamos podremos jugar una fase de bonus. Al final de cada nivel (varias fases), tendremos que derrotar a un perro más grande. Consta de unos 25 niveles y sus gráficos son muy coloridos y trabajados tal y como puede apreciarse en la imagen.


Y para terminar el Apalabrados. Qué decir de este juego que hace que nos enganchemos y piquemos con un montón de amigos en una versión del famoso juego de las palabras cruzadas. Sólo que no necesitaremos de ningún diccionario para resolver disputas. En más de una ocasión conseguiremos hacer una palabra o más que desconocemos, casi de chiripa. Por eso recomiendo ir probando al tiempo que trazar buenas estrategias que nos proporcionen muchos puntos gracias a las casillas de doble letra, triple letra, doble palabra y triple palabra. El problema es que no nos podemos despistar, ya que transcurridos 7 días de la última jugada de nuestro compañer@, si no contestamos habremos perdido automáticamente por inactividad. Podemos invitar a nuestros contactos de Facebook, Twitter, Hotmail, Gmail...Se incluye también un chat para conversar con nuestros contactos y poder darles alguna pista, consejo, aclarar algo de las normas o comentar las jugadas. Se incluye también una vista de perfil con nuestras estadísticas y es un juego sencillo pero muy adictivo. Posiblemente el que más de los cuatro que he comentado.

2 comentarios:

Javi Signum dijo...

Yo al angry birds le he dedicado unas cuantas horas, aunque aún no me he pasado todas las pantallas y al apalabrados juego en ocasiones, no soy muy bueno, pero hago lo que puedo jejeje. El bad piggies lo desconocía y tiene muy buena pinta así que cuando pueda me lo descargaré.
Un abrazo amigo.

Raw dijo...

El Angry Birds se complica demasiado en ciertos niveles si no se atina justo en el sitio y momento. La verdad es que ha generado un merchandising impresionante con camisetas, cómics, etc. Los piggies no es lo mismo, pero no deja de tener su originalidad.
Un abrazo.