jueves, 23 de agosto de 2012

Encomendados a la magia del X2-X3


Nueva temporada y nuevas ilusiones renovadas en el equipo que más emociones me despierta de los tres que sigo: el Real Murcia. La pasada temporada deparó una segunda mitad lamentable, tirando por tierra todo el trabajo de 14 partidos sin perder y colándose una jornada entre los seis primeros. Toca olvidar ese mal ejercicio y mirar al futuro, que tanto por economía como exigencias de la historia, no debe ser otro que luchar en serio por los puestos de arriba. El nuevo capitán de la nave en esta temporada 2012/2013 será Gustavo Siviero, que viene de proclamarse campeón del grupo III de 2ª B con el Atlético Baleares, pese a fracasar en las eliminatorias por el ascenso. Anteriormente ha entrenado a las bases del Mallorca y jugó de central en ese club, pero no deja de ser poca experiencia y una apuesta algo arriesgada. Aun así, le deseo muchísima suerte y que en el Real Murcia labre una exitosa carrera deportiva.

Son muchas las bajas producidas en el equipo, algunas más que justificadas y otras no tanto. En la defensa, salen el nefasto Oriol, el decepcionante Párraga y el gran Iván Amaya, que ha sido un pilar importante del club durante dos temporadas. En la línea de centrocampistas ha sido despedido también el carismático Isaac Jové, anotador del gol del ascenso en 2011 y que conectó con la afición por su velocidad en la banda. Pero sobre todo destaca la jubilación como futbolista de Richi, que ha jugado 8 temporadas y ha conseguido 3 ascensos. Sin duda, un jugador cuyo nombre merece pervivir con letras de oro. Por otra parte, Cerrajería vuelve al Athletic (tras un paso sin pena ni gloria),  Aguilera rescinde para marcharse al extranjero, Pedro no es renovado y se marcha al Córdoba y finalmente Iturra (el pulmón del equipo en el pasado ejercicio) decide marcharse. En cuanto a la delantera, Borja regresa al Atlético B tras una actuación aceptable pero perjudicada por una innecesaria presión.

Continúan en el club los porteros Alberto y Javi Jiménez (apuntando este segundo a la titularidad este año), el lateral zurdo Óscar Sánchez, los diestros Molinero y Mario Marin, el central Jorge, el mediocampista Emilio, los extremos Sutil y Albiol y los delanteros Kike (que regresa por fin después de una larga lesión de 9 meses), Chando y Ruso García. En mi opinión les hubiera dado la baja a algunos de los que se quedan, porque su rendimiento ha sido altamente decepcionante. Pero claro, echar a casi todos cuesta un dinero que no es tan fácil de sacar en un contexto de crisis económica y precariedad del club por sus deudas.

Los fichajes hasta el momento, que han venido a cuentagotas, son los siguientes. En la defensa, Dos Santos de Banfield y Catalá, del Villarreal. El segundo puede jugar de central o lateral izquierdo y viene de disputar 28 encuentros en Primera y varios encuentros de Champions. Otro zurdo que viene es Tagliafico, de Banfield. En el medio del campo, regresa el ídolo José Luís Acciari tras jugar en Córdoba, Elche y Girona. También vienen Nafti del Valladolid, que fue internacional con Túnez, y Matilla por cesión del Betis. Como extremo diestro estrena camiseta murcianista Saúl Berjón, del Alcorcón, y como extremo zurdo Nico Martínez Rusito, de Independiente. Falta aún incorporar a un delantero, que firmará en las próximas horas. También es probable que se suba a algún que otro del filial, como un central.


La pretemporada ha sido muy irregular. Fruto de que se jugaran los partidos con un conjunto a medio hacer, jugadores descartados y los fichajes a última hora. Producto de una política de "marcar los tiempos", que por romper una lanza a favor del presidente Jesús Samper es la única que puede facilitar al equipo la contratación de interesantes jugadores a mejores precios. Sólo se ha ganado un partido: al Alcoyano por 0-1. Se empató contra el Horadada 1-1 (un penoso partido al que asistí), 2-2 contra el Albacete, 1-1 contra la Roda encajándolo en el último minuto y por el mismo resultado contra el Hércules. Se perdió estrepitosamente contra el Almería por 4-1 en La Manga y por un ajustado resultado contra el Maccabi de Tel Aviv, 1-0. El balance no es bueno, pero hay fichajes importantes que no han jugado prácticamente ningún minuto y ahora será cuando demuestren lo que valen.

En el primer partido de Liga, contra el Córdoba, asistimos a un encuentro bastante aburrido con escasas ocasiones de gol para uno y otro. Eso sí, delante había un equipo que quedó en nuestra misma posición... ¡sólo que por arriba! el sexto. Al menos el Real Murcia se mantuvo firme en defensa salvo algún susto y tuvo mejor color que algunos bodrios del año pasado. Falta que llegue cuanto antes el delantero goleador y sobre  todo los nuevos como Catalá o Matilla demuestren su calidad. El próximo partido será en El Molinón contra el recién descendido Sporting. Y es que será una dura temporada con equipos de calidad como el Villarreal, el Elche, el Almería, etc. El Racing es un equipo que en realidad va un poco de tapado, por su grave crisis económica, pero al final seguro que está ahí arriba.

Por último, es difícil olvidar la coincidencia de lo sucedido en las temporadas 62-63, 72-73, 82-83, 92-93 y 2002-2003. En esas cinco temporadas, el Real Murcia ascendió a Primera División salvo en la de los noventa que fue a Segunda. ¿Será posible repetir esa casualidad? ¿Los astros volverán a sentir los colores pimentoneros? Soy algo pesimista, pero es cierto que hasta que no transcurra la temporada no se puede adelantar nada. Este club lleva más de 50 temporadas en Segunda, por lo que no sería ningún desastre no ascender. Pero es importante para sanear su situación. Sólo hay que guardar un poco de paciencia, porque desgraciadamente en esta tierra se es muy exigente en el fútbol regional y hay demasiado subecarro y cazaespectáculo.

2 comentarios:

Signum dijo...

Algunos buenos fichajes como el de Catalá o Acciari para en intento de retorno a primera. Un equipo que me cae muy bien. Ojalá vuelva a la máxima categoría.
Un abrazo.

Raw dijo...

Gracias, la verdad es que los pimentoneros también tenemos algo de "pupas" como el Atleti. Pero tarde o temprano se hace valer un espíritu de recuperación de los malos momentos.