viernes, 17 de agosto de 2012

El Informal, programa sin igual


Aunque resulte hoy por hoy increíble y surrealista, hubo un tiempo en que Telecinco tenía buenos programas. De esos que volvías a casa, te apetecía echarte unas risas con buen humor y te dejaba huella, alegrándote un mal día o bien reforzando lo provechoso que había sido. Es el caso de El Informal, uno de los programas de parodia informativa más brillante que ha conocido la historia de la televisión, que fue emitido en directo desde julio de 1998 hasta abril de 2002. Los directores eran Javier Capitán (el tipo en teoría "serio") y Florentino Fernández (el cachondo), con una enorme experiencia en el campo de las imitaciones y que venían de tener éxito en la Cadena SER y Esta noche cruzamos el Mississipi respectivamente. El programa, aparte de entrevistas desenfadadas, incluía muchos sketches parodiando la realidad nacional e internacional, pero sobre todo su éxito se basó en coger imágenes de películas y aplicarles un doblaje muy especial, con voces hilarantes y diálogos irreverentes que generaban gags muy acertados en conjunción con las imágenes proyectadas. Ese esquema sería imitado por otros equipos de humoristas como Joaquín Reyes en Mundo viejuno, pero no con tanto éxito.

Completaban el elenco de presentadores Miki Nadal (que le encantaba ponerle acento maño a Arnold Schwarzenegger, imitar a Raphael y desempeñaba un papel de hombre basto), la bellísima Patricia Conde (apodada cariñosamente Requete, que ejercía de reportera callejera y de chica despistada y un poco "tonta", en el buen sentido), Félix Álvarez (también reportero, apodado Felisuco y que participaba igualmente en sketches) y por último Inma del Moral, que ejercía un rol de periodista seductora pero que no tuvo tanta popularidad y aceptación como Patricia. Lejos de las cámaras intervenía también en los doblajes el mismísmo Fernando Costilla, uno de los dobladores del sempiterno programa Humor Amarillo. Entre todos conformaban un grupo altamente exitoso, que conectó con el público rápidamente y se haría con la audiencia en la franja nocturna de las nueve y media de la noche.

Al margen de contar noticias desde un punto de vista muy humorístico y en ocasiones con vídeos sacados de contexto, las secciones más divertidas que recuerdo son Parecidos razonables (que jugaba con fotografías de famosos y/o personajes fantásticos y marcó un precedente muy imitado en Internet), Pifias mentales (donde se reproducían frases incongruentes y con desvaríos de famosos), La inquietante hora de Landau (doblando a Martin Landau y analizando como sobrenatural un hecho freak o relacionado con famosos) y las Falsas tomas falsas, que una vez más eran doblajes de películas. Realmente memorable la de la escena del burlador de Castilla. Veanla, porque se van a descoyuntar de risa.



En cuanto al doblaje, son varios los personajes famosos o no que se han convertido en iconos de la historia del programa. Por ejemplo, reinventaron a Bette Davis mezclándola con Po Zí con frases como "¿te has fumao un porro, Amparo? ¿has tirao la fruta?", que por frikis que parezcan, empleadas como clichés en numerosos gags tanto de vídeos como reales, arrancaban buenas carcajadas. También estaba el Michael Landon que suspendía una y otra vez selectividad o el Poli Risitas que se reía ostentosamente contando cualquier historia. La mayoría se los curraba Florentino Fernández (Flo) y además popularizó otra serie de frases o palabras como "Bo, ¿que pacha?, ¿Que pa, que pa, que paaaacha?, Lo que diga la ruuuubia, Me congratulaaaa y ¡Po cojonúo!". Convirtiendo las escenas con diálogos modificados en auténticos gags memorables y con un esquema verdaderamente triunfal e influyente en la televisión durante muchos años.

También son dignas de mencionar las parodias musicales. Normalmente preparaban una canción con motivo del cumplimiento de cada 100 programas. Así, lanzaron los videoclips de Qué manía (Mamma Mía, de ABBA), Me quiero reír (I want to break free, de Queen), Raro-Malo (Thriller de M. Jackson), El pelo p'atrás (Stayin' alive, de Bee Gees), Vaca Burra (Every breath you take, de Police) y Estoy hecho un chaval (You're the one that I want, de Grease). En una nochevieja (entrada al 2000) también se pudo ver Si la cosa está mal, voy a Sacedón (I still haven't found what I'm looking for, de U2). Todas, todas, impactaron en el público y se hicieron inolvidables, incluso sus letras. Aquí tenemos una de las más famosas y mi preferida:



Desgraciadamente, los Reality Shows se cargaron esta joya. El Gran Hermano fue eliminando progresivamente la duración del programa, hasta llegar a poco más de un cuarto de hora. Pero el golpe definitivo fue Operación Triunfo de TVE. Pues sí, estas dos basuras, por no decir una palabra malsonante, cerraron este programa que pudo haber resucitado este año por mediación de Miki Nadal y en la Sexta, cadena MUY enemistada con Telecinco. Pero el proyecto no fue aceptado. Miki y Patricia Conde trabajaron durante más de tres años en La Sexta al frente de Sé lo que hicísteis, recuperando en cierto modo algo del espíritu de su programa. Florentino no tuvo tanta suerte con su Show de Flo en TVE, mientras Felisuco y Javier Capitán se hallan hoy por hoy lejos de las cámaras. Curiosamente son afiliados de la misma formación política a la que pertenezco, a UPyD.

Sólo esperar que algún día sea posible recuperar este formato de programa tan exitoso y que las televisiones se olviden de tanta tontería, de concursos amañados, programas de embusteros y gentuza y demás chorradas que no aportan nada, sino lobotomización de cerebros.

4 comentarios:

Signum dijo...

Partido político por el que simpatizo, y personajes y programa que me encantaban. Ya no hay nada parecido. Algo que había, como 'Se lo que hicisteis' acabó de la misma manera.
Un abrazo.

Raw dijo...

Es una pena que los programas de Telebasura pervivan o se refunden en otros engendros y espacios tan divertidos y para todos los públicos sean suprimidos.

Espero que algún día se den cuenta.

Un abrazo.

Juan A. Ros dijo...

Cuenta la leyenda que hubo una época en la que Telecinco emitía buena programación, y hasta daba gusto verla y todo.

Con el paso de los años, esta cadena se ha ido contaminando e intoxicando con programas-basura que hoy en día lideran el 80% de su programación.

Me da verdadera lástima que haya alguien capaz de emitir estos subproductos al gran público, pero me da más lástima aún la persona que los ve.

Mítico programa el que comentas esta semana y con el que pasé muy buenos ratos durante años, marcando, sin duda, un antes y un después.

Raw dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Juan A. Para ellos hoy vende más Belén Esteban y su vida que un humor para todos los públicos.

En este post me desquité de la programación basura de este cadena: http://telodigoytelocomento.blogspot.com.es/2010/11/la-bazofia-de-telecinco.html