martes, 30 de noviembre de 2010

Elecciones catalanas 2010

Inauguro los posts relacionados con la política, tema que me encanta pues precisamente estudié y terminé (no como muchos altos cargos, ministros, concejales y demás) la carrera universitaria de Ciencias Políticas y de la Administración, tras terminar Gestión y Administración Pública. Quiero dejar claro que manifestaré sólo mis opiniones, de forma que no pretendo ni implantar verdades ni ofender, sino expresar lo que considero de acuerdo con mis ideales. Es indudable que toca hablar de los resultados de las elecciones catalanas de 2010. Es importante lo que ha pasado porque puede influir en el resultado de las elecciones generales que tendrán lugar en el 2012, pues Catalunya ha tenido mucho que decir tanto con el PP como con el PSOE en muchas ocasiones que no se ha alcanzado la mayoría absoluta. En términos generales se entiende como una comunidad autónoma cuyas cuatro provincias son terreno casi prohibido para el PP, que por lo general ha conseguido resultados más bien modestos, consecuencia de la tradicional orientación de izquierdas y nacionalista de la inmensa mayoría de la población catalana. Para el PSOE fue muy importante la circunscripción de Barcelona para poder ganar sobre todo las elecciones de 2008, aunque CIU siempre ha dominado en las otras circunscripciones, de carácter más rural (Tarragona, Girona y Lleida).

Empezando a hablar de CIU (Convergencia y Uniò), precisamente han ganado TODAS las elecciones desde 1980. Es un partido de corte nacionalista moderado, de centro derecha, y que ha sabido captar el voto catalán de tanto independentistas como el del electorado que quiere una Cataluña más libre pero dentro de España. De hecho, CIU es el único partido nacionalista que participó en la redacción de la Constitución Española de 1978 y de hecho la aprobó y asiste a sus eventos cada año. Su ponente fue Miquel Roca. En estas elecciones han obtenido 62 escaños, cuando en 2006 tenían 48. Un aumento espectacular que tiene su explicación en el trasvase de votos del PSC y ERC. Artur Mas, a la tercera va la vencida, llega a la Presidencia de la Generalitat con el objetivo de reconducir las negociaciones con el Estado, sin condicionar su apoyo a ideologías, sino al cumplimiento de unas expectativas nacionalistas más moderadas que el tripartito. Su campaña y mensajes han calado muy bien y de ahí su mayoría.

El PSC-PSOE ha sufrido un descalabro considerable, aunque ya se inició desde el principio de su gobierno. 42 escaños en 2003, 37 en 2006 y ahora 28. Aprovechó la crítica de los pactos de CIU con el PP para denunciar el giro conservador que supuestamente había tomado la formación política que abandonó Jordi Pujol en 2002. Pero la crisis económica, la ausencia de pactos con el Estado, el recorte del Estatut, el agotamiento de la fórmula del tripartito, unida a la poca visión de José Montilla en Cataluña, cordobés de nacimiento, y la falta de ideas del PSOE en general, han propiciado la caída del gobierno anterior y que el electorado perdonara a CIU por el estancamiento nacionalista (recortes del Estatut y otras cuestiones) de la década anterior. El caso es que nunca un gobierno catalán ha sido tan criticado, tanto dentro como fuera de sus fronteras.

El PPC-PP ha conseguido cuatro escaños más, pasando de 14 a 18 escaños. Alicia Sánchez Camacho lidera una formación que no parece encontrar su sitio tanto por el sentimiento nacionalista generalizado como por la estrategia de demonización de las demás formaciones políticas, sobre todo ERC, que aprovechan también ese estilo para captar sus votos. Sinceramente no creo que el PPC tenga nunca posibilidades reales de gobernar la Generalitat, pero un dato concluyente más general apunta a que a pesar de vencer en muchas provincias, Catalunya es también uno de los talones de Aquiles del Partido Popular en las elecciones generales, junto con Andalucía. Sin embargo, cabe mencionar que son los mejores resultados de la historia del PPC, que hasta entonces encontró su techo en 1995 con 17 escaños y bajo el liderazgo de Alejo Vidal-Quadras

El peor batacazo se lo ha llevado Esquerra Republicana de Catalunya. Joan Puigcercós, un político bastante radical y que con más énfasis ha abanderado la explotación del Estatut y la ruptura con la Constitución Española y todo lo que huela a España, sustituyó a Carod Rovira, cuyo carisma ha ido decrescendo paulatinamente con el paso de los años. De 21 en 2006 a 10 escaños en las presentes elecciones. Ya fue dolorosa la caída en 2008 de las elecciones generales, y es que el electorado parece haberse cansado de la estrategia agresiva de un partido que llegó a votar NO al Estatut porque lo consideraba demasiado blando. También les ha hecho daño el partido de Laporta, de corte similar pero con una popularidad de su líder indiscutible. Han conseguido lo que han estado buscando, que es perder muchos votos e influencia política en el gobierno de la Nación, que en nuestra opinión no ha sido positiva.

Iniciativa per Catalunya-Els Verds
se presentó con Joan Herrera, que sustituía a otro Joan, Saura, que fue otro de los miembros del tripartito. Ha pasado de 9 a 10 escaños, lo que es un buen resultado y además le faculta para poder pactar con CIU para proporcionarle a ésta la mayoría absoluta, fijada en 68. Siempre que IPC se alinea con Los Verdes ha tenido buenos resultados, por lo que fue un acierto de esta formación.

Solitaritat per la Independencia
,
es el escenario de Joan Laporta, un personaje que aprovechó los éxitos del FC Barcelona, cosechados durante su mandato desde 2003 hasta 2009, para reinventarse en política. Sus votos los ha captado, muy probablemente, del electorado decepcionado con ERC, aparte por supuesto del sector nacionalista más radical de los aficionados al Barça. Este señor mezcla la política con el fútbol, el Tribunal Constitucional con el Madrid, el Barça con la lucha por la independencia...como la frase famosa de que "el FCB lidera la libertad de los pueblos sometidos". Un individuo que tendrá su momento de gloria, pero tan cerca igualmente la caída cual concursante de Gran Hermano. No tiene ningún mérito ni discurso cohesionado en política, sólo lo tiene en el fútbol. Hasta 4 escaños se ha llevado aprovechándose de las incongruencias en la aplicacón de la fórmula D'hondt del sistema electoral, que favorece que la consecución de escaños sea más cara en las circunscripciones rurales y exista sin embargo una mayor representatividad en las urbanas, siendo Barcelona un claro ejemplo de estas últimas.


El último en conseguir representación en el Parlament ha sido Ciutadans de Catalunya-Partido de la Ciudadanía. Albert Rivera, un político joven (29 años), se presentaba por segunda vez a las elecciones. Al final ha conseguido mantener los 3 escaños. Lo más injusto es que el nefasto sistema electoral y sus efectos, le han concedido un escaño menos que Laporta habiendo obtenido más votos. Entre su electorado posiblemente se encuentre gente desencantada con el PP, pero posiblemente también un sector del PSC cansado de la exaltación del nacionalismo frente a otros problemas más importantes. Aboga por un respeto de toda la ciudadanía independientemente de su nacionalidad y por la permanencia de Cataluña en España. Ese planteamiento me gusta, puesto que no me parece bien que los partidos nacionalistas condicionen tanto la política estatal cuando sus intereses radican en su territorio, aunque en realidad no es culpa de ellos, sino precisamente de los gobiernos españoles.

Entre los partidos que no han obtenido representación destaca UPYD (Unión, Progreso y Democracia) que con un discurso muy parecido a Rivera no ha tenido la imagen y proyección de C's, siendo precisamente el candidato Antonio Robles un antiguo afiliado de esa formación (dimitió en 2009 por discrepancias en relación con la plataforma - Libertas - a la que se adhirió C's en las europeas). Su resultado ha sido bastante decepcionante, el nº 16 con algo más de 5.293 votos. El CORI, un partido de corte nacionalista de Reus, es otro nuevo a escena. Quizás el hecho de que la esperpéntica Carmen de Mairena se presentase en las listas de ese partido animó al frikismo a depositar el voto. 6.982 votos alcanzó el pasado domingo. Existen muchísimos otros partidos, pero ninguno llegó al 3% que sí que alcanzaron los representados, con un número de votos bastante pequeño. Se presentó incluso Falange de las JONS con 1.781 votos.

Tras la caída de Montilla y el tripartito, queda esperar cuál va a ser la propuesta de Artur Mas no ya sólo en Catalunya sino también con motivo de las elecciones generales del 2012. Tiempo al tiempo, de momento el resultado en una de las regiones más relevantes de nuestro país es este y no podemos dejarlo de lado.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena lectura. AJ.

maginelmago dijo...

No está mal el análisis... para ser un GAP y no un politólogo (;P) .

Te ha faltado hablar del PxC, el partido xenófobo que obtuvo unos 70000 pero se quedó sin un solo escaño.

Anoto que la CORI no es especialmente nacionalista. Más bien es un partido que busca la provocación. Tuvo éxito en el ámbito local (en Reus) y proclamaron que se presentarían en otros ámbitos.

Raúl dijo...

Gracias por tu comentario y tus observaciones :)

Del CORI creo recordar que también está ese curioso personaje que va vestido de Elvis Presley a los plenos del Ayuntamiento de Reus.