domingo, 18 de octubre de 2015

Sé que no te compartiré porque no me creo esta chorrada

Con la extensión de las redes sociales, parece haberse eliminado la recepción diaria de correo basura. Especialmente de ese que recibíamos (normalmente de los contactos de siempre) con un montón de adjuntos en powerpoint, vídeo, audio y etc más viejos y rancios que una patata podrida. Ahora la cosa funciona a base de compartir imágenes y documentos audiovisuales en (por ejemplo) Facebook. Pero también se puede hacer Spam por las redes sociales. Y concretamente me refiero a esas imágenes de las que se pide dar "me gusta" y en todo caso compartirlas. Existen varias modalidades. A cada cual me cabrea más. No por su simple mensaje sino porque todas, todas, realmente buscan el mismo fin.

La primera es la del "dale me gusta/compartir si piensas" que este es el mejor jugador del mundo. A veces puede servir como simple encuesta.

La segunda es la que se fundamenta en una causa generalmente justa para todos. Comparte si estás en contra del maltrato animal, si estás en contra de los desahucios, si quieres a tu mamá, etc. El único que para mí tiene perdón es el de "si tienes a alguien en el Cielo a quien echas de menos".

Pero la tercera y más cabreante, que dan ganas hasta de dar carbotazos a los que comparten y que se lleva la palma, es la que alude a los sentimientos de la persona, juega con sus remordimientos y remata con el chantaje emocional más patético. Aquí enumero varios ejemplos:

-"Sé que no me darás like/compartirás porque eres racista". Fotografía de un niño de raza negra.
- "Sé que no me darás like/compartirás porque te avergüenzas de mí". Imagen de Jesucristo.
-"Sé que no me darás like/compartirás porque no soy de raza". Un chucho cualquiera.
- "Sé que no me darás like/compartirás porque tengo síndrome de Down".
Y para rematar, la premium: "Si no me das like/compartes no tienes corazón".

Estas frases que pretenden dar pena vienen unidas a imágenes totalmente descontextualizadas cuyos protagonistas no las transmiten. El único interés por parte de sus instigadores está en incrementar la popularidad y ranking de sus páginas debido al incremento de "me gustas" y veces que se comparten sus publicaciones.


Verdaderamente, no creo que nadie con un poco de conciencia se vaya a pensar que por dar un millón de likes o compartir una imagen vamos a ayudar a un supuesto niño con problemas, recaudar fondos para la lucha contra el cáncer o que Facebook financie causas justas. Pero estos tiparracos que crean esos memes se aprovechan de la inocencia y bondad de la gente. Lo que hay que hacer es ignorarlas. Si tienes alguna opinión sobre esos temas, qué mejor que escribirla tú mismo en tu estado o en un tweet.

Un momento... ¡aún hay una cuarta! Y sí, os aseguro que es todavía más estúpida. ¿Qué puede haber peor que esas publicaciones en las que se pide "da like, comparte y mira lo que pasa"? ¿Qué qué pasa? Pues que un tonto más ha subido el contador de me gustas y de compartidos.

No hay comentarios: