domingo, 26 de enero de 2014

Homenaje a un saltamontes

Durante cerca de dos semanas ha convivido en el patio de la casa de mis padres un saltamontes, aunque inicialmente se "hospedó" en la terraza. Por las mañanas se le veía subido a las paredes o incluso debajo de alguna mesa, pero por las noches desaparecía y presumiblemente se escondía en una maceta para resguardarse del frío y de la lluvia. Desgraciadamente el otro día murió, seguramente llevaba más de un día porque permanecía pegado a una persiana. Ya tenía pensado hacer este post desde que descubrí su simpática presencia, pero al final lo publicaré como un pequeño homenaje póstumo. Recuerdo cuando era pequeño que capturábamos saltamontes, les arrancábamos las patas que contenían los "dientes" o espinas y los conservábamos en una caja. Verdaderamente esa acción era reprochable. Al menos nuestro inquilino ha podido moverse con libertad. Me dió pena que muriera porque tal vez pudo haber aguantado algunos días más. Comentemos a continuación algunos aspectos sobre los saltamontes.

Estos insectos pueden medir un máximo de 15 centímetros, aunque lo normal es que estén sobre los diez. Su esperanza de vida es de aproximadamente 2 meses y medio, muy poquito. Existen muchísimas razas de saltamontes en el mundo, pero nosotros sólo conocemos la común. Su cabeza es triangular y con sus antenas, como cualquier otro insecto, se orientan, detectan los peligros y la comida. Son animales muy sensibles a la humedad y frío, aunque en principio se adaptan bien a los distintos ecosistemas. Quizá su característica más distintiva y la que le proporciona su nombre es su capacidad para efectuar saltos gigantescos para lo que es su tamaño, pero también es capaz de efectuar vuelos siendo de mucha mayor duración y altura los de algunas especies tropicales.

Viven tanto en terrenos baldíos como en cultivos y bosques y se alimentan fundamentalmente de hierba aunque también de vegetales y cultivos de campo como avena, trigo y cebada. También pueden comer plantas y verduras como zanahorias o brócoli. Sus enemigos son otros insectos como las arañas, las mantis y escarabajos, aves como los pavos y mamíferos insectívoros como los erizos. Sus colores no son demasiado vistosos e incluso aprovechan para camuflarse sobre todo entre las plantas. Especialmente por la noche, debido a que son más bien unas especies diurnas a excepción de que por la noche se den unas condiciones de temperaturas más cálidas.

En cuanto a su reproducción, son animales ovíparos como absolutamente todos los insectos. La hembra realiza primero una inspección con las células de su ovopositor (conducto por el que expulsa los huevos) para comprobar las propiedades físicoquímicas del suelo (sorprendente, ¿eh?). Concretamente el agua, la salinidad y la acidez. Tras un análisis positivo, escarba, deposita los huevos en un hoyo que normalmente alcanza los 3 centímetros de profundidad y seguidamente los envuelve con su saliva para que se endurezcan. Finalmente los tapa con la tierra para que protegerlos. Durante el invierno es poco probable que los huevos eclosionen, debido al frío y se retrasan hasta primavera. Una vez que nacen, no se convierten en adultos hasta que alcanzan las 6 semanas de vida.

Sin embargo, los saltamontes y concretamente la especie de las langostas puede ser un foco de problemas para la agricultura. En grupos reducidos no lo supone, pero una auténtica plaga puede amenazar grandes cosechas y cultivos. Ahora bien, no todos los tipos de saltamontes causan destrozos y por supuesto estos insectos son totalmente inofensivos para el ser humano en comparación con otros que sí son peligrosos como la tarántula, el ciempiés o las avispas. Realmente los insectos no me gustan y algunos de ellos los odio como estos tres o qué decir de las cucarachas o las moscas. Pero los saltamontes siempre me han gustado y no les he considerado tan asquerosos como los anteriores. Para terminar, acompaño una pequeña fotografía del curioso saltamontes que permaneció en casa durante los últimos días.

2 comentarios:

Raw dijo...

Lo que son las cosas, en los últimos días ya tenemos otro saltamontes y ahí está de un sitio para otro en el patio :)

james tovilla dijo...

:*)