domingo, 13 de enero de 2013

Recordando a Parker Lewis

Si hoy día encendemos la televisión buscando alguna serie de adolescentes, corremos el riesgo de vomitar tras visionar tan sólo unos minutos de basuras estilo Física y Química (afortunadamente ya desaparecida), por no hablar de bazofias infumables como los realities de veinteañeros que no saben ni abrir un libro. Los que vamos siendo ya "viejunos" echamos de menos las series de los noventa y hoy voy a recordar una que desde luego los menores de 30 años no van a tener ni idea de a cuál me refiero: Parker Lewis nunca pierde ó El imperdible Parker Lewis. Se trata de una serie que alcanzó 3 temporadas (años 1990-1993) y que en España se emitió en los canales autonómicos, como por ejemplo Canal 9 de la Televisión Valenciana. Hace algo más de un año el canal Cuatro decidió recuperarla para las mañanas de los fines de semana. Lástima que no me percatara de ello, porque lo que es la tele de hoy y el que escribe, como que no se llevan bien... De cualquier manera, podemos asegurar que se trata de una serie que aseguraba risas y entretenimiento, más que nada porque el guión estaba enfocado como si fuera un cómic o dibujos animados, debido a la exageración de algunos gags que rozaban lo surrealista.

¿De qué va esto? Se trata de un grupo de amigos que van juntos al instituto Santo Domingo. Parker (Coran Nemec) es el protagonista, que lleva un tupé característico y camisetas horteras y llamativas (que generaron un fuerte merchandising) pero que goza de una importante reputación. Además, ejerce de narrador, pues cuenta en primera persona todo lo que va pasando. Mickey Randall es su mejor amigo, un rockero que ejerce de guaperas en el Insti. Después está Jerry Steiner, un frikazo empollón que lleva una enorme gabardina gris de la que sacaba siempre cualquier objeto que necesitase: una sierra mecánica, un periscopio, una tabla de planchar y en una ocasión hasta un Doberman. Finalmente está Larry Kubiac: grandullón, glotón y de maneras muy brutas, es otro de los que genera más gags memorables. Tiene muy mala leche, pero es capaz de todo por proteger a sus amigos.

En cuanto a otros personajes que también desempeñaban su papel, está por ejemplo la hermana de Parker, Shelly, que en realidad encarnaba una de las antagonistas. Envidiosa y rencorosa, siempre intentaba dejar mal a su hermano y delatarle ante cualquier situación vergonzosa. Pero mucho peor es la señorita Musso, la directora del instituto. Una señora cuarentona de tipo atractivo que en todos los capítulos se cargaba el cristal de su despacho de un portazo. Su esbirro es Frank Lemmer, un pelota con tendencias vampíricas que se encarga de informarle de cualquier trastada (consciente o involuntaria) en la que esté implicado Parker Lewis y sus amigos.


Humor absurdo a raudales, del que nos gusta tanto. Pero no nos podemos olvidar de la mítica frase de "sincronicemos relojes" y un plano de los brazos de los amigos juntándose. Tal influencia ha tenido que en mi grupo de amigos del colegio hacíamos eso más de una vez: ajustar nuestros relojes a la misma hora clavada para que los planes... salieran bien. Otra frase memorable es "nota mental", cuando Parker resume una situación problemática o decepción en un gracioso consejo para el futuro. Pero no todo es locura y surrealismo, pues en esta serie se trataron temas típicos que afectan a los jóvenes como la continuidad en los estudios, los ligues y sobre todo la amistad. Los cuatro protagonistas, pase lo que pase siempre se apoyan entre ellos y nunca se dejan de lado. Una curiosidad es que esta serie se basó en la película Ferris Bueller's day off (Todo en un día), protagonizada en 1986 por un jovencísimo Matthew Broderick. De hecho en la serie se hace referencia continua al nombre.

Por lo que he podido leer en la red, la tercera temporada fue un cúmulo de despropósitos porque la cadena FOX, la propietaria, cambió el formato de la serie y dejó de contar con algunos personajes secundarios, así como eliminar el estilo cartoon que había caracterizado diluyendo la audiencia hasta su retirada. En fin, siempre quedarán esos 73 capítulos para poder verlos si no en alguna reposición de la tele, por Internet. Investigando sobre qué fue de los actores, encuentro cosas sorprendentes como que Maia Brewton (Shelly) está casada con otra mujer y tienen dos hijos. Algo no muy común en los Estados Unidos. Coran Nemec ha seguido participando en varias series. Troy Slaten (Steiner) trabaja de abogado, Billy Jayne (Randall) de director de anuncios, Melani Chartoff (Musso) trabaja en doblaje pese a una aparición fugaz en Mujeres desesperadas, Taj Jonson (Lemmer) desapareció del campo de la actuación y Abraham Benrubi (Kubiac) siguió participando en varias películas.

Os dejo con un vídeo de la serie tanto para los nostálgicos como los que no la habéis conocido. Hasta ahora.


5 comentarios:

bichomen dijo...

Me encantaba esta serie

Javi Signum dijo...

Qué recuerdos. Recuerdo el susto que le tenía al grandullón ese jejeje.
Un abrazo crack.

Raw dijo...

Qué gracia me hacía verlo andando por los pasillos en plan dinosaurio jaja! xD

Anónimo dijo...

Hola

Esta serie marcó mi infancia como pocas, y con el tiempo me he dado cuenta que el tipo de narrativa visual me ha influenciado mucho en mi trabajo (soy realizador audiovisual), así como su humor surrealista.

Recientemente he querido rescatarla y he encontrado la serie completa en DVD en Alemania (con versión en inglés sin subtítulos) y he de decir que no es cierto que en la tercera temporada se cambiara el estilo narrativo surrealista ni "cartoon" de la serie ni un ápice; y casi diría que la tercera es la que más me ha gustado, porque se profundiza más en los personajes e incluso se inicia con unos cuantos capítulos de verano que aportan una novedad muy interesante. Sí es cierto que desaparece Lemmer sin ninguna explicación y se introduce al entrenador, que es un personaje a mi modo de ver innecesario, pero lo que es el tono y el estilo no cambia para nada. Lo he leído aquí y en algún sitio más y no entiendo quién lo ha escrito y por qué.

Raw dijo...

Hola, gracias por tu comentario y apreciaciones. He leído esa crítica en varios sitios. El mayor recuerdo que tengo es el de las dos primeras temporadas, pero no tanto de la tercera. Desde luego ante gustos no hay nada que objetar, pero de alguna manera hubo un cambio de estilo y tal vez esa profundización de los personajes no convenció del todo a la audiencia. Y esa caída pudo ser el motivo del cierre de la serie.