domingo, 16 de diciembre de 2012

Regreso del Mago de Oz 75 años después

Una de las películas con las que cuento en mi videoteca particular, a pesar de que sea ya muy antigua, es la adaptación cinematográfica del cuento de El Mago de Oz, dirigida por Victor Fleming en 1939 y con la inolvidable Judy Garland de protagonista, en el papel de Dorothy. En verdad, puedo decir que es mi cuento favorito desde siempre, desde niño. La primera vez que ví esta película, cuando en la televisión se emitían muchas cintas antiguas, sería yo un niño de apenas 6 ó 7 años. Quizá incluso menos. Pero me gustó mucho esta fábula, quizá con más aspecto de obra teatral que superproducción pero con un encanto que pienso que no ha perdido. Es más, teniendo en cuenta la época en la que fue filmada pienso que se realizó una obra muy digna. Y su espíritu ha contagiado las sonrisas de varias generaciones desde entonces, quizá hoy en día más en representaciones teatrales musicales (ni que decir tiene que acudí en su momento) pero en todo caso se ha estabilizado como un cuento infantil verdaderamente inmortal.

El cuento nos traslada a una pequeña villa situada en el estado de Kansas (EEUU), ambientada en el siglo XIX. Una niña llamada Dorothy y su perro son trasladados a un mundo de fantasía de enanos, brujas, hadas, bosques encantados y mucha magia. Pronto se dará cuenta de que la única forma de volver a su hogar es encontrando la casa del asombroso mago de Oz, para lo cual tendrá que seguir un camino moteado con baldosas amarillas. En el camino hacia la Ciudad Esmeralda va conociendo a personajes como el Espantapájaros, el Hombre de hojalata y el León. Los cuatro constituyen un gran equipo que se une para conseguir un triple objetivo: ayudar a Dorothy, superar sus problemas o miedos particulares y derrotar a la malvada bruja del Oeste. Un detalle que no se nos tiene que olvidar es que el Hada mágica regala a Dorothy unas bailarinas rojas, que son objeto de la codicia de la bruja. En algunas obras teatrales, al final descubre la niña que las zapatillas habían llegado al mundo real, pero lo cierto es que en la película no aparece así. De cualquier manera, la impresión que te queda al final es la de haber visionado una preciosa escenificación de un cuento que jamás se borrará.

Sorprendentemente, dentro de pocos meses y en este inminente 2013, se estrenará nada más y nada menos que... ¡la precuela! sí, casi 75 años después y de la mano deldirector Sam Raimi (trilogías de Evil Dead y Spiderman), la película Oz, un mundo de fantasía nos relatará los orígenes, vivencias y aventuras del mago antes de que llegara Dorothy al mundo mágico. James Franco es Oscar Diggs, un mago de circo de escasa reputación que llega al País de Oz. Conocerá a tres brujas llamadas Theodora, Evanora y Glinda, que no creen que Oscar sea el mago cuya llegada estaban todos esperando. En definitiva Oscar tendrá que enfrentarse a descubrir quiénes son sus enemigos y amigos, al mismo tiempo que evolucionar como mago y sobre todo como persona. Poco más sabemos, pero sí que podemos disfrutar de este trailer en el que podremos ver muchos guiños al cuento original, buenos efectos especiales y una trama que se espera enganche tanto a grandes como a pequeños. No parece propiamente una película meramente infantil y la verdad es que tiene buena pinta. Confío en el buen hacer del director.


  

2 comentarios:

Javi Signum dijo...

Que buena pinta tiene y mas aún viniendo de Sam Raimi, que aparte de las películas que mencionas, también es productor de la serie de Spartacus.
Un abrazo amigo.

Raw dijo...

Y seguro que contiene buenos guiños al cuento original. Saldrá seguro una recreación fascinante del mundo de Oz.

Un abrazo.