lunes, 1 de octubre de 2012

Bruce Willis y su jungla de cristal

Hasta ahora no había hablado mucho de cine de acción. En las décadas de los ochenta y los noventa proliferaron las cintas protagonizadas por un hombre que se encargaba de repartir justicia a base de mamporros. Pero no, no voy a hablar de marionetas como Steven Seagal o pésimos actores como Jean Claude Van Damme. Quizás otro día sí. Pero hoy haré un repaso a la saga de Die Hard, conocida en España como La Jungla de cristal y que es protagonizada por Bruce Willis. El motivo es porque en breves meses se estrenará la quinta parte, A good day to die hard y estoy esperando con ansiedad ese nuevo filme porque me considero un fan de esta franquicia. El título en español es un poco raro, pero puede entenderse como metáfora en el sentido de que el protagonista (en todas las películas), se ve envuelto en un entramado criminal, una especie de jungla intrincada, en el que terroristas diversos le acosan a él, a sus seres queridos y en ocasiones a toda la ciudad de Nueva York. John McClaine es un policía amante del humor irónico, enamorado de su ex mujer y reluctante a seguir las viejas costumbres policíacas. Un poli cool, pero que no se permite que le pisen lo que más quiere y se pone de peor leche que Belén Esteban cuando se meten con su hija.

La primera película fue estrenada en 1988. Sucede en una Nochebuena en la que McClaine viaja de Nueva York a Los Ángeles para reconciliarse con su ex mujer, en el edificio Nakatome donde ella trabaja. Una imponente construcción de más de 30 pisos. Sin embargo, un grupo de terroristas capitaneados por Hans Gruber logra tomar el edificio. Mc Claine tratará de hacerse paso y salvar la vida de su amor, pero también acabar con los bad guys. Acción a raudales durante las dos horas de duración de la cinta y es que Willis en aquellos tiempos estaba en plena forma. Su amigo es el Sargento Powell, encarnado por quien años más tarde se hace enormemente popular por su papel de padre en Cosas de casa, Reginald Veljohnson. Pienso que esta peli no ha envejecido mal y supera a muchos bodrios actuales con escenas largas de tensión y un sentido del humor basado en comentarios irreverentes del prota que conectaron con la audiencia, reforzando la popularidad del actor en su filmografía posterior.

La secuela se titula Alerta máxima y se estrenó en 1990. De nuevo tiene lugar en Nochebuena. Esta cinta no deja un recuerdo tan marcado como la anterior porque repite algunos esquemas, pero su argumento es algo más complejo al verse favorecido por la mayor existencia de escenarios. Ahora se trata de secuestradores de aviones, causando el caos en el aeropuerto internacional Dulles de Whasington D.C. La tensión estalla cuando en uno de ellos se encuentra la ex esposa de Mc Claine. El responsable es un  ex coronel resentido, Stuart, y nuestro héroe tendrá que ayudar a la policía y al personal del aeropuerto contra una serie de chantajes, aparte de intentar localizar la base de operaciones. En resumen, la acción no es tan trepidante pero se garantiza un buen espectáculo y entretenimiento. Hay que señalar también que el director es otro, Renny Harlin y que en ocasiones la cinta remonta por el papel de líder indiscutible de Willis.


Con el objetivo de recuperar el gancho del inicio, vuelve en 1995 John McTiernan para dirigir la tercera parte, con la coletilla de La Venganza. Se trata del hermano del malvado de la primera película, llamado Simon y es interpretado por Jeremy Irons. Otro actor de primera línea que participa es Samuel L. Jackson, que ya había  tenido un papel de científico en Jurassic Park y aquí se consagra con creces (Zeus), convirtiéndose sin querer en el compi de fatigas de McClaine. El argumento es mucho más original, puesto que el terrorista de turno pretende someter a nuestros héroes al juego de 'Simon dice', una especie de puzzles, adivinanzas y juegos que tendrán que resolver o costará la vida a la gente de Nueva York. Acción, adrenalina y tiroteos prácticamente desde el primer momento en la, para mí, mejor película de toda la saga. Y ello sin olvidar el humor sarcástico del protagonista que esta vez se despliega en todo su esplendor. Finalmente, el dúo que hace con Samuel L. Jackson es simplemente electrizante y la conexión de ambos garantiza escenas inolvidables.

La siguiente es La Jungla de cristal 4.0 y se estrenó en 2008, nada menos que 13 años después de la anterior cuando ya se entendía la saga concluida. El nuevo director es Len Wiseman y aprovecha la explosión de la tecnología y las conexiones en red, escenificando una Nueva York que vive absolutamente dominada por las computadoras y su seguridad es violada por un grupo de terroristas. La hija de McClaine es ya adolescente y será secuestrada por los criminales, una vez más golpeando donde más duele. Pero contará con un joven hacker con altísima experiencia que le ayudará contra los piratas que pretenden apoderarse de toda la ciudad. La historia que encierra el guión da mucho que pensar respecto al mundo actual de las nuevas tecnologías y creo que eso añade otro punto de diferencia en la saga. Por lo demás, nos encontramos con nuevas escenas de alto peligro y mejores efectos especiales de forma que considero un retorno aceptable. El punto negativo es que no existen muchos diálogos de humor canalla, aparte de que se nota que los años han cambiado un poco a McClaine aparte de la ausencia de pelo en la cocorota.



Con fecha de finales de octubre edito para colocar el trailer oficial, que en realidad estaba disponible desde primeros de mes. De momento sabemos que la trama tiene que ver con terroristas rusos y que contendrá la acción a la que estamos acostumbrados. Eso sí, debería de tener un cierre digno máxime cuando se cumplen justo 25 años de la primera película.

4 comentarios:

Javi Signum dijo...

La primera parte y la segunda son sublimes, la tercera no esta mal y la cuarta tiene bastante acción, me gusta. Es un papel que le viene a la perfección a Bruce Willis y viceversa. Esperando con ganas la quinta, no sabía que iba a salir. Muchas gracias amigo.
Un abrazo.

Raw dijo...

Pues sí, espero que ese filme se lo curren bien. De todos los actores de acción es mi favorito por ese humor sarcástico, lo que le diferencia de muchos compañeros de género.

Un abrazo.

Birobiro dijo...

bud guys ? Entiendo que quieres decir bad guys, chicos malos
Lo de "Jungla de cristal" en vez de "Die Hard" es una de las muchísimas licencias que se toman en España a la hora de traducir títulos. Realmente "jungla de cristal" es un título muy molón para la primera película, ya que es muy adecuado para la primera película en el edificio Nakatone... Lo que no sabían en España es que iban a hacer cuatro películas más y que el escenario ya no es una "jungla de cristal". A propósito de traducciones de películas, si te gusta Liniers habrás visto que tiene una tira recurrente llamada "El señor que traduce los títulos de las películas" :)

No sabía que estaban preparando la quinta! Espero que no defraude!

Raw dijo...

Ok jeje, un error sí. Espero que no lo hayan visto mis profesores de inglés o me quitan el título de la EOI xD

Es llamativo cómo adaptan las traducciones de los títulos en España, no conocía el caso de ese historietista argentino pero le echaré una ojeada a sus tiras :)

A ver si 25 años después Willis demuestra estar en plena forma, a lo mejor nos sorprende.