miércoles, 8 de junio de 2011

Francisco Ibáñez, leyenda de hoy y siempre

Es cierto que en el siglo XXI el cómic español es leído por un sector minoritario de los aficionados a la lectura, al mismo tiempo que esta última se ha reducido drásticamente con la extensión de las nuevas tecnologías y modalidades de ocio asociadas a éstas. Sin embargo, aunque añoremos los tiempos en que las revistas de cómic protagonizaban los ídolos de muchos jóvenes y no tan jóvenes, aún podemos disfrutar del noveno arte de posiblemente el mayor y mejor representante en esta materia de nuestro país, Francisco Ibáñez Talavera. Nacido en marzo de 1936, ha cumplido 75 años y parece que el tiempo no pasa por él, realizando más aventuras de Mortadelo y Filemón y sumando 53 años en su profesión que no parece conocer qué es la jubilación. Se siente cansado, pero feliz. Y su sonrisa, su buen humor y su enorme simpatía es la que seguro le da toda la energía para seguir hoy día y seguro muchos años más. Es este mi humilde homenaje a la figura del "responsable" de que me gusten tanto los tebeos.


Nació en Barcelona y siendo muy joven estuvo trabajando como botones en una entidad bancaria, pero su afición al dibujo le movió a orientar su trabajo por otros derroteros. El momento clave fue cuando Editorial Bruguera le contrató. Allí crearía muchos personajes y series como el botones Sacarino, Pepe Gotera y Otilio, Rompetechos, Don Pedrito... pero destacaría sobre todo Mortadelo y Filemón (en adelante MyF), una pareja de detectives chapuceros cuya primera página vería la luz el 20 de enero de 1958. Y desde entonces... no ha parao.


A finales de los años sesenta recibe el encargo de la editorial de alternar la realización de historietas cortas con aventuras largas de 44 páginas, siguiendo el formato que estaba triunfando en el cómic europeo. Son muchos los autores en que Ibáñez se inspiró especialmente en la escuela franco-belga como André Franquin (Spirou, Gastón el gafe...) lo que le dio en esas primeras aventuras de 1969 un estilo muy diferente, pero que nos conquistó especialmente a los más veteranos. El Sulfato Atómico y Valor y al toro son dos álbumes ejemplo de esa época inicial de aventuras. No hay que olvidar tampoco que durante esta década se realizaron varios cortos de animación, que se estrenaron en cine.



Los años setenta fue la edad de oro (según el excelente investigador Miguel Fernández Soto) de nuestro autor, con una proliferación de historietas impresionante. El número de revistas de cómics aumentó y especialmente hay que destacar la aparición de la que llevó el nombre de Mortadelo, que sumó 645 números semanales. En esta época, a juicio de mucha gente, se localizan las mejores aventuras de MyF, desligándose de la influencia franco-belga y desarrollando un estilo propio. Unos gags muy ingeniosos y que demostraban que nuestro autor había mejorado mucho más su ya talentosa imaginación y buen humor. Destaco de esta época Los invasores, El brujo, La caja de diez cerrojos, Los guardaespaldas, Los monstruos... y muchas más, sin olvidar la primera olimpiada y el primer mundial, que se convertirán en unos auténticos clásicos desde ese momento. A finales de la misma fue cuando empezaron a publicarse historietas realizadas por otros autores (apócrifos).


Los años ochenta se dividen en dos etapas bien diferenciadas. En la primera, Ibáñez cambia un poco su estilo con viñetas más grandes y tiras de 4 en vez de 5 y son realizadas de su puño y lápiz. Destacamos El bacilón y En Alemania. Sin embargo en 1985 entra Bruguera en suspensión de pagos y termina liquidándose en 1986. Ibáñez, ante esta situación, supo abandonar el barco a la deriva y contratar por Grijalbo, donde tuvo que crear otros personajes dado que los derechos se los reservó (de forma un tanto injusta) la editorial Bruguera, que hasta el último momento publicó álbumes realizados por autores desconocidos (los guionistas sí llegaron a trascender) utilizando los personajes que él creó. Fue la época de Chicha, Tato y Clodoveo y de Rebolling Street, donde aprovechó no obstante para "recuperar" algo de la esencia de sus creaciones anteriores. Tras dos años, Ediciones B compra PARTE, ojo sólo la mayor PARTE, del fondo de Bruguera y también a Grijalbo, de forma que alcanza un acuerdo con Ibáñez para eliminar lo no autorizado, volver a utilizar sus personajes y publicar una serie de aventuras de una forma peculiar: el guión era grabado de la voz de Ibáñez, transcrito por Ana Mª Palé y desarrollado por otros artistas, destacando a Juan Manuel Muñoz Chueca. Él ya había participado con Ibáñez desde principios de esta década, pero a partir de finales de la misma su colaboración sera mayor.


Hubo quejas desde el seno de la editorial por esta delegación autorizada, especialmente por el nefasto lápiz y/o entintado de algunos autores, por lo que finalmente en 1990 Ibáñez retoma el trabajo de forma directa. El estilo de los años noventa será muy diferente a la etapa de Bruguera y son unos años en que parece haber un desequilibrio, con algunas aventuras que no aportan mucha originalidad o que no resultan tan eficaces como las de antes de 1985. Lo más destacable es que se introduce de forma más directa y frecuente la aparición de personajes famosos como políticos, especialmente. En los años 94-95, el entintado fue algo pobre, pero a partir de 1996 y de forma ininterrumpida, cuando desde 1981 sólo había sido esporádicamente, Juan Manuel Muñoz coge las riendas del entintado, de forma que en nuestros días sigue con él mano a mano con Ibáñez. Destaco algunas de las aventuras de finales de esta época, en que considero que remonta: El tirano, La maldita maquinita y también una de principios que es El quinto centenario, coloreada con acuarela y una de las más desternillantes aventuras de MyF.


En la prímera década del 2000, se produce desgraciadamente un estancamiento de ideas al menos en sus primeros años aunque también es verdad que con el tiempo nos volvemos más exigentes, lo que convierte esta opinión en bastante subjetiva. De forma más frecuente, los temas de los álbumes se basan en aspectos de la realidad social y política como los ordenadores, los programas de televisión, la corrupción urbanística, cambios legislativos por la Ley anti-tabaco y el carnet por puntos y también los aniversarios como el IV centenario de El Quijote o el II del levantamiento de Madrid contra la invasión francesa. Destacamos La sirenita (homenaje a la afición danesa) y Mortadelo de la Mancha. En cuanto a las caricaturas, destaca la participación muy frecuente de Aznar, incluso una vez fuera del gobierno. Fue ridiculizado en numerosas ocasiones y también hay guiños contra el Partido Popular (manifestaciones contra el Estatut, etc), pero Ibáñez siempre ha declarado que no tiene inclinaciones políticas, sino que se trata de hacer humor de lo que está en boga.


En esta segunda década del 2000, consideramos que el nivel de los álbumes ha mejorado a pesar de que aún existen divergencias por parte de los más veteranos. En realidad esa circunstancia no es óbice en absoluto para que sigamos teniendo la misma ilusión o más de poder adquirir las nuevas aventuras de MyF, que hoy ascienden a 176 y también 189 Olés (colección recopilatoria). De esta época aún incipiente destaco Marrullería en la alcaldía, sobre la corrupción en los ayuntamientos. En cuanto a las próximas que se espera ver, señalar la curiosa Jubilación... ¡a los 90! que se publicará en octubre de 2011. Bacterio con nuevos inventos para compatibilizar la vejez con la nueva ley. También se espera Londres 2012 para mayo del año que viene, que será la Olimpiada nº 10. Entre uno y otro saldrá un álbum cuyo álbum desconocemos. De todas formas, la realidad social y política seguirá siendo el punto de referencia.


No sabemos cuánto tiempo más seguirá Francisco Ibáñez haciéndonos pasar momentos tan divertidos, pero de acuerdo con lo que he dicho en mi primer párrafo, estoy seguro de que cumplirá 80 años y seguirá igual de ilusionado, pues esa alegría que tiene en su interior es el mejor índice de un buen estado de salud, de lo cual sus fans nos alegramos enormemente y algunos todavía soñamos que llegue el momento de que podamos conocerlo en persona. Tengo un dibujo auténtico firmado por él de su puño y letra, pero por encargo. Ojalá llegue el momento de estrecharle la manos, mirarle a los ojos y decirle: gracias, maestro.

5 comentarios:

Hergest dijo...

Estupendo resumen de la trayectoria de Ibáñez, espero que pronto conozcas a este gran maestro, hablar con el aunque solo sean dos palabras merece la pena.

maginelmago dijo...

Un buen resumen. Te has olvidado la aventura de Magin El Mago, pero no te lo vamos a contar. ;D

Raúl dijo...

Gracias por vuestros comentarios! jeje la verdad es que son muchas las aventuras inolvidables en estos 53 años que se llevan y en cada selección siempre faltarán.

Y tengo la sensación de que sí llegará ese momento en que le vea delante de mí :)

Chespiro dijo...

Acabo de leer esta entrada. Me parece un resumen muy acertado y más profundo que la mayoría de los que se suelen encontrar por la red.

Raw dijo...

Muchas gracias Chespiro.

Para mí significa mucho esa opinión porque sinceramente tu blog me parece el más espléndido sobre Mortadelo y Filemón e Ibáñez.

Medalla de oro para el tuyo y plata para Hergest. Por algo los tengo enlazados aquí.