viernes, 4 de febrero de 2011

Las chapuzas de Ediciones B

Es una triste realidad que el cómic español infantil y juvenil, el de toda la vida, el que ha hecho reír a varias generaciones de familias españolas, se encuentra en el presente siglo XXI en progresivo descenso. Hace unas decenas, existían múltiples revistas de personajes de cómic que eran unos auténticos héroes para los niños, aparte de los dibujos animados. También los adultos los conocían y además las series y personajes comiqueros eran también numerosos, amén de los propios autores. Desgraciadamente los autores han ido falleciendo, se han ido extendiendo otras formas de ocio como videojuegos o Internet y otras mucho peores y menos saludables. Los niños de hoy no quieren cómic y somos los adultos los que seguimos disfrutando de nuestros personajes favoritos, pero exclusivamente los que han sido fans fieles desde nuestra niñez.

En absoluto considero cómic a la revista El Jueves, cuyo estilo de dibujo y de guión no me hace la más mínima gracia. Y eso que participa un dibujante de San Pedro del Pinatar, Pedro Vera. Pero no, no es ese para mí el auténtico cómic.

La histórica Editorial Bruguera se fundó en 1910 y desapareció en 1986, víctima de una enorme crisis económica. Ediciones B compró su fondo en 1987 y siguió contando con los historietistas en activo, hasta que en 1996 se produce la triste desaparición de todas las revistas, decidido por la directiva. En esos años, además, se producirá la muerte de grandes genios como Escobar (1994), Vázquez (1995), Raf (1997) o Martz-Schmidt (1998). Otros decidieron jubilarse como Segura (fallecido en 2008). Finalizado el siglo XX, pues, comenzaba una nueva etapa con el incombustible Ibáñez, Jan, Cera y Ramis. Los 4 jinetes del cómic que aún seguían cabalgando en activo. Pero entonces, ¿qué ha hecho Ediciones B? Aquí lo quiero es denunciar la poca coherencia que está teniendo.

Para evitar una nueva desaparición, Ediciones B ha recuperado en los últimos años gran parte del fondo de Bruguera con la colección de Super Humor Clásicos y la de Clásicos del Humor (40 volúmenes), a pesar de que esta última llevaba el sello de RBA, pues los derechos son de B. También ha editado hasta ahora 3 volúmenes de Maestros del Cómic, unos monográficos en blanco y negro. Sin embargo, ha cancelado la colección de SHC con sólo 12 volúmenes mientras que la de CDH que es de 40 y mucho más variada es muy difícil de conseguir fuera de las distribuciones de RBA coleccionables. ¿Por qué no centralizaron la colección en SHC? Muy fácil de adivinar. Para sacar más pasta. Volúmenes más pequeños y además cobrando derechos de RBA. Les importaba un pimiento que tras distribuirse desaparecieran del mapa, pues los SHC son más fáciles de encontrar en centros comerciales o en webs de compra de cómics. Para más inri, mientras que el año pasado sacaron 3 volúmenes de Maestros, este año no está anunciado NINGÚN volumen de esa colección para el primer semestre del 2011.

Al hilo de los clásicos, que es la opción que encauzó B para salvarse de la quiebra (la nostalgia de los fans adultos)… ¿qué pasa con Raf? El autor de tantos personajes como Sir Tim O’Theo, Doña Tecla Bisturín, Olegario, Mirlowe… ¿Por qué ha sido el único grande al que no se le ha hecho un Super Humor? Encima en la colección de RBA sólo hay un tomo de Sir Tim. Es una ignominia lo mal que se han portado con este fenomenal historietista por haber ignorado su obra.

En las colecciones que perviven, existe una cuya continuidad no entiendo. Se trata de los Top cómics y Super Top Cómics. Son del mismo tamaño que los Olés previos a la reenumeración de 1993 y contienen 2 aventuras de Mortadelo y Filemón (una reciente y otra más antigua) y una serie de chistes y chorradas basadas en corta y pegas de aventuras de nuestros agentes y sacados de contexto. Anteriormente se insertaba una divertida historieta de Rompetechos, que era lo único interesante de esos tomos, pero por desgracia tras el nº 32 ya no existían. En mi opinión el único valor que puede tener es el de atraer al público más joven, el que no conoce a Mortadelo y Filemón. Además el precio es razonablemente barato para lo que contiene. Pero para los más veteranos y coleccionistas carece del más absoluto interés. Pero el caso es que ya van por el 39. Curiosamente, de las 78 aventuras que se llevan publicadas en este formato, ninguna se corresponde con las de olimpiadas o mundiales. Finalmente valga mencionar su impagable labor de publicidad de Pafman en su contraportada.

Los Olés es la opción más popular sobre todo para los que buscan algo económico, pero también para los que tienen su colección más avanzada. Hoy por hoy sólo recogen a Mortadelo y Filemón, en su edición actual. Desde las 78 páginas que recogían en los años setenta, pasaron luego a 62 para actualmente recoger sólo 46. El último cambio que han hecho es lamentable, engordando en dos ocasiones el grosor de las páginas para parecer que lleva más. Incluso más gordo que el de los Magos del Humor de tapa dura. Pero ahí siguen. Menos suerte han tenido los Fans, colección de tapa rústica para Superlópez que ha sido cancelada y como siempre sin avisar, tal y como asegura el mismísimo Jan. Ya no podrán los coleccionistas proseguir en rústica y tendrán que rascarse el bolsillo con los Magos del Humor.

Los Magos del Humor son la opción más cara, reservada exclusivamente para aquellos que tenemos la suerte de trabajar, pues su precio ha evolucionado de 9 euros a nada menos que 12. Básicamente se paga la tapa dura, pues que 46 páginas valgan esa cantidad es un disparate, a la vez que prohibitivo para los niños y estudiantes. Su distribución es muchísimo mayor que cualquier otra colección, precisamente porque a la postre son los que sacan más pasta.

En cuanto a Súper Humor, una de las pifias más sonadas fue la desigual recopilación de historietas de Rompetechos de los Top Cómics respecto a la de Magos del Humor, conteniendo aventuras distintas de forma que no se corresponden exactamente. Han experimentado también cambios de precio, pero también reducción de páginas pasando de recoger 5 aventuras a 4. Incluso a 3 en algunos tomos de Mortadelo y Filemón y recogiendo historietas de otros personajes de Ibáñez.

Otras chapuzas se refieren a las reediciones. El Super Humor 4 de Superlópez nunca se reeditará porque al ser de 320 páginas los costes son muy elevados. Ello origina que las versiones en formato antiguo se vendan en Todocolección o Ebay a precios astronómicos. Ídem respecto del álbum El infierno de Superlópez del que yo diría que hasta se hace reventa con él. Los Olés de Mortadelo tienen un problema parecido, pues existen bastantes números sin reeditar desde hace mucho tiempo.

En relación con lo que afecta a personajes actuales, huelga decir lo que están haciendo con Pafman y ya hablé en un post anterior. Está todavía en el aire el formato para la aventura de este año, pero más aún su continuidad. Sólo los Xunguis se mantienen y son periódicamente elaborados sus álbumes al más puro estilo Dónde está Wally en coordinación con Ramis. Pero estos autores merecen mucho más, lo han demostrado desde 1986. Pero otro error de B es minusvalorar la capacidad de los dos. Tampoco se han preocupado por reediciones de Pafman, Pacostein, Sporty, Alfalfo Romeo…

Dentro de lo poco bueno, está sin embargo la publicación de libros sobre la obra de algunos de los autores más populares como Escobar, Ibáñez o Vázquez, divulgando también sobre la vida de aquellos que ya no están con nosotros. Esperemos que sigan en esa línea.

6 comentarios:

Víctor 1988 dijo...

Pues sí, seguimos cuesta abajo... y después de la noticia de la desaparición de la colección Fans de Superlópez, mucho me temo que la siguiente en caer podría ser la colección Olé de Mortadelo y Filemón, tras los 188 números que existen hasta la actualidad, con otros dos pendientes a día de hoy. Es la alternativa más económica, incluso más que los Super Humor, por lo que me temo que es la que menos rentable le sale a la editorial.

Espero que mientras sigan publicándose nuevas historietas, siga habiendo Olés cada 4-5 meses, pero mientras seguiré con el "run-run" detrás de la oreja.

También comentar que coincido contigo en que Cera y Ramis merecen mucho más de lo que tienen. Sin ir más lejos, deberían sacarles unos cuantos Super Humor recopilatorios de las historietas publicadas por cada uno en su etapa en Ediciones B.

Raúl dijo...

La verdad es que sería un desastre imperdonable que Ediciones B se cargara una colección legendaria como los Olé de Mortadelo que rondan casi los 200.

En cuanto a Ramis, se prometió un recopilatorio desde la Factoría del Cómic que no va a ver la luz al menos durante el primer semestre del año. Esperemos que tras él tanto Ramis como Raf tengan sus merecidos tomos recopilatorios. Y si Cera también, mejor que mejor.

Chespiro dijo...

Mucho me temo que la falta de reediciones recopilatorias se debe a las previsiones de ventas. Y es que las editoriales, nos guste o no, se dedican a ganar dinero.
Aquellos tiempos de los mecenas!!

Raúl dijo...

Hombre, Chespiro :D un honor ver un comentario tuyo en mi blog :) Gracias por tu opinión.

Añoro esos tiempos en que se distribuían revistas a tutiplén. Hoy son reliquias, aunque seguimos confiando en más reediciones para el disfrute de la clientela nº 1: los de 30 años para arriba XD

Anónimo dijo...

La verdad es que sí, ediciones B hace chapuzas y no pocas.
Doy toda la razón al que ha escrito este artículo puesto que, por ejemplo, "magos del humor" tiene un precio desorbitado, porque por mucha pasta dura que tengan cada tomito tiene muy pocas páginas. Lejanos quedan aquellos tiempos donde te llevabas los llamados "superhumor" (esos tomazos de tapa dura que valían 1000 pesetas si la memoria no me falla, con cuatro títulos completos de tus personajes favoritos) y ahora por una simple historia de "magos del humor", tomo más bien finito, te vale la broma 12 euros (2000 pesetas). Con el euro todo ha subido de precio y los tebeos no iban a ser menos ¿eh?.
Comentar aparte que ediciones B ha cometido otro tipo de chapuzas pero por la forma de editar sus tebeos. Sin ir muy lejos ver reediciones de los primeros tomos de SuperLópez (o de Mortadelo y Filemón) donde la calidad de la impresión es terrible. Abres el tomo y te encuentras cada página de dibujos que parece sacada de un escaneo de una página previamente impresa. Además el escaneo parece que fue hecho reduciendo mucho la calidad resultante (o bien la página escaneada estaba mal conservada aunque esto creo que es descartable porque todas las páginas están igual de mal). Lo han hecho de tal manera que trae más cuenta buscar las ediciones antiguas y comprarlas antes que estas ediciones tan mal cuidadas y tan mal imprimidas...
Y aquí perdemos todos, porque a veces se prefiere comprar una edición nueva que pagar por una primera edición más cara, pero claro si la edición nueva te la sacan mal hay que buscar las primeras ediciones...

Raw dijo...

Hola, pues estoy muy de acuerdo con que algunas reediciones se han impreso de forma bastante cutre al proceder de escaneos de mala calidad. Es lo que ha sucedido por ejemplo en el reciente integral de 13 Rúe del Percebe.

Y el volumen de los tomos es otra chapuza que cada vez da más pena. Recopilatorios y álbumes que cada vez contienen menos páginas o incluso con mayor grosor para que así aparente tener más páginas. Y es que no pega el mismo tipo de papel que existe en los Magos en los Olés. No queda bien en rústica, por mucho que se empeñan.

Gracias por tu comentario.