miércoles, 17 de noviembre de 2010

El cuidado diligente de las tortugas

Hoy voy a hablar sobre los cuidados del animal al que más cariño le tengo, quizás por el hecho de que desde que tengo uso de razón (o más bien desde que nací) ha sido una mascota (varias) en mi casa: la tortuga. Como sabemos están las tortugas terrestres y las galápagos. "Gugleando", algo que me encanta hacer, encontré información interesante para un perfecto y merecido cuidado de estos curiosos animales. En primer lugar es importante que desarrollen su vida en un ambiente adecuado. En todo caso, sea terrestre o galápago la luz es muy importante. De hecho no es extraño que las de tierra pasen mucho tiempo en zonas en que pegue directamente el sol. Las galápago también son aficionadas a tomar el sol, pero no demasiado. Siempre que se pudiera, sería bueno que durante unos 10 minutos, a una hora temprana por la mañana (9-10 horas) pasaran un tiempo recibiendo rayos solares, bien abriendo persianas o sacando la piscina al patio, si es que no existiera una perfecta iluminación en la ubicación de aquella.

El terrario debe ser cómodo y seguro. Pueden vivir no obstante también en patios, siempre y cuando sean abiertos, tengan algún rincón para resguardarse del frío y no convivan con otros animales como perros o gatos.

Las galápagos deben vivir en una pisicina lo suficientemente grande. De hecho, estar bajo un estrés constante puede llegarla a enfermar. No hace falta que la pisicina esté muy llena, debe poder nadar y salir a la superficie cuando lo desee. Es recomendable que se echen gotas de aloe vera para eliminar el cloro del agua de la pisicina. De esta forma evitamos que se irriten los ojos, sufran mucosidades o problemas respiratorios y posibles enfermedades. Con una ó dos gotas cada vez que cambiemos el agua sería suficiente, dependiendo de las dimensiones de la piscina. Otra medida que se recomienda es añadirle calcio para evitar que se ablande el caparazón y proveerle de vitamina B-1. Los cambios del agua se deben hacer al menos cada 3 días, para evitar infecciones. Incluso también se debería bañarla una vez a la semana.

La alimentación. Lo primero y esencial es que hay que darles la comida siempre por la mañana, ya que cuando despiertan se ponen al sol o a la luz de calor para coger la temperatura apropiada, despertándosele el apetito en ese momento.

Para las tortugas de tierra la lechuga es, por excelencia, el alimento favorito, aunque en realidad existen otros muchos que pueden contribuir a una dieta equilibrada:

Vegetales fibrosos: Berza triturada, zanahoria rallada (cruda o hervida), tomates, judías verdes, maíz tierno (por ejemplo del congelado), espinacas, calabaza, coliflor, brócoli, pétalos de flores (silvestres, ya que las flores de viveros pueden llevar productos químicos nocivos), alcachofas (muy bien lavadas), trigo germinado...

Frutas: Plátanos, naranja (intentar evitarla, o dar en muy poca cantidad, ya que si no les provocará diarreas), manzanas, fresas, sandía, cerezas (quitar el hueso), frambuesas, higos, peras, melocotón, ciruelas, etc...

También podemos colocar un platito con agua.

Transcurrida la hibernación, que llega con el frío, es importante que la tortuga sea alimentada desde que salga de aquélla. Aunque la veamos dormir mucho hay que procurar que lo antes posible vuelva a comer.


Para los galápagos, es recomendable alimentarlas dos veces al día pero en raciones pequeñas, ya que si echamos demasiado y especialmente si es muy pequeña no llega a comérselo todo y sólo ensuciamos la piscina. En las tiendas de animales existen botes de comida de gambas con vitaminas, con lo que con estas tortugas tenemos más fácil la elección del menú. No suelen hibernar mucho.

Posiblemente la parte más dificil en el cuidado de las tortugas sea el de sacar a las crías adelante. Tan pronto como las recién nacidas han absorbido su yema y se mueven ya libremente deben colocarse en un terrario mantenido a unos 27º C.

Se les debe alimentar muy poco durante los primeros días y con comida blanda y troceada. Con frecuencia la rechazarán durante una semana después de salir del cascarón, pero pronto comerán regularmente.

Un problema que aparece frecuentemente durante el crecimiento de las tortugas es que el caparazón crezca irregularmente debido a una sobrealimentación con comidas ricas en proteínas juntamente con una falta de calcio y fósforo en la dieta.

Es por tanto importante alimentar a las pequeñas con poca cantidad, pero asegurándonos de que contengan los minerales y vitaminas que necesitan, siendo variada su alimentación.


Enfermedades.
La infección ocular. Si la tortuga no consume alimentos con vitamina A ni cambiamos el agua regularmente, corre riesgo de tener una infección ocular que puede eliminarse con una solución hecha de 3% de ácido bórico y el resto de agua destilada. Este líquido hay que pasarlo por los ojos del animal dos veces al día para que se vaya la hinchazón de sus ojos o deje de mantenerlos cerrados todo el tiempo. Si en 5 días no vemos mejoría tras aplicarle la solución, debemos llevar al animal urgentemente al veterinario.

La mala alimentación no sólo puede traer este problema, sino también trastornos estomacales, acompañados de diarrea y estreñimiento.

Al igual que nosotros, si las tortugas están cerca de corrientes de aire, se pueden resfriar. Por eso debemos localizar su terrario en una zona alejada de ráfagas o bien procurarles una "casita" si las tenemos en el patio. Los acuaterrarios también pueden poner en riesgo el sistema respiratorio de nuestra mascota si la temperatura del agua y del ambiente tienen muchos grados de diferencia. De lo contrario la tortuga puede tener síntomas como mucosidades, pérdida del apetito, problemas de respiración (respirar con la boca abierta)... Si en 5 días no vemos mejoría, es necesario que se lleve al veterinario urgentemente, ya que podría evolucionar a una pulmonía.

No sólo existen veterinarios que curan a perros o gatos, existen otros que se dedican a muchas especies, como el que nos lleva a esta página web: http://www.centroveterinarioalhama.es/


Otras webs de las que he sacado esta muy útil información, en mi opinión personal, son:

www.angelfire.com/emo/tortugas/ excelente web sobre cuidado de tortugas

http://animalosis.com/cuidado-de-las-tortugas-acuaticas/

www.astrolabio.net/canal/contenido/enfermedades-de-tortugas-1009061.php


Termino con una simpática foto y...¡cuidemos a las tortugas! lo merecen igual que todos los animales.

2 comentarios:

SadlyMistaken dijo...

¿Las tortugas Invernan? jejejeje ¡¡¡ahora me entero!!!
yo tuve 2 tortugas... una se suicidó... y la otra está en estos momentos en un lago nadando entre patos y otras tortugas (todos ex-mascotas).... Se supone que era una tortuga americana... de esas pequeñitas, pero me creció tanto como una carpeta de colegio... y ya no podía darle "donde nadar" en casa asi que me enteré de ese lago Adopta máscotas acuáticas... y le puse una vida más feliz..

Un abracete Raul... por cierto, otro día nos cuentas si es normal esa foto de tortugas con sus crias... que me da hasta miedo, porque pienso que lo mismo se los quieren comer... los tortugas no son buenos padres... los dejan en la playa y se van. por eso me parece tan estraña esa foto..

Raúl dijo...

Jeje pues precisamente una tortuguita de agua la tuvimos que donar a un parque acuático porque era ya muy grande. Fue la única que sobrevivió de otras dos, una se escapó y la encontramos muerta y otra también falleció pero en la pisicina, no se sabe cómo. Actualmente tengo de tierra, desde hace mucho.

Lo de la foto es una de esas que encontré en Internet, me gustó mucho y la quise colgar. La verdad es que nunca comprobé si eran buenos padres, pues las diferentes tortugas que he tenido y tengo no dejaron descendencia.

Muchas gracias por tu comentario! Saludos.