domingo, 3 de marzo de 2013

Neverwinter Nights y su saga épica

Mientras espero el lanzamiento de Dragon age 3: inquisition, que verá la luz a finales de este año, me apetece recordar otra de las sagas de juegos de rol de éxito, ya algo lejana en el tiempo pero que pertenece a mi selección de favoritos: Neverwinter Nights. Su compañia creadora es BioWare, la misma responsable de la inolvidable Baldur's Gate. De hecho, el primer juego salió un año más tarde del cierre de aquella, en 2002 y con la intención de innovar y ofrecer un escenario distinto. Más gótico y con una perspectiva más dinámica, evolucionando poco a poco a las tres dimensiones en el desarrollo de nuestra aventura. La desventaja era que contábamos con un personaje principal y sólo podíamos contratar un ayudante (un bárbaro, una bardo, un ladrón, una hechicera, etc), a pesar de que el menú de configuración del propio personaje era alucinante, pudiendo elegir entre muchas clases y razas y retratos.

Pues bien, la ciudad de Noyvern es el punto de partida de estas sensacionales aventuras y monstruos desafiantes. Este primer juego se divide en cuatro capítulos de dificultad creciente, con un prólogo de entrenamiento y familiarización con los controles en una academia. A lo largo de aquellos deberemos de enfrentarnos a una siniestra trama de extensión de una plaga que azota la ciudad que irá desvelando una conspiración mucho más maléfica en la que terminaremos enfrentándonos a la reina Morag. No sin antes atravesar trámites como enfrentarnos a dos dragones a la vez. Para cumplir nuestra misión contaremos con la ayuda de dos consejeros: Aribeth, una paladín y Aarin, un espía. Pero las sorpresas y giros inesperados no cesarán en la aventura, en la que además será importante hablar con los personajes secundarios más destacados para desarrollar sus historias personales. Tanto nuestros ayudantes en las aventuras como los consejeros.


Aspectos técnicos: gráficamente tampoco es una maravilla, pero ajustando el zoom podemos ver a enemigos y objetos con mayor nitidez. El movimiento está mejor logrado que en Baldur's Gate, pero en general este juego es más oscuro y menos colorido, pero no por ello deja de cumplir su cometido de ofrecer una atmósfera más inquietante, con una amplia profusión de fortalezas y subterráneos. La banda sonora es brillante, destacando las melodías de los escenarios de bosques a pesar de que una vez más las sintonías de batalla son demasiado disonantes. Lo malo es que las voces están todas en inglés.

Sin duda lo mejor que tiene este juego es el editor que nos permite convertirnos en 'dungeon master' y crear nuestros propios módulos. En definitiva, crear una partida con el argumento, monstruos, etc, que nos de la gana. Eso sí, para ello necesitaremos algunas horas para aclararnos y esbozar algo decente. Pero es de los pioneros en ofrecer tales posibilidades.

Este juego tuvo dos expansiones. En 2003, Shadows of Undrentide y en 2004 Hordes of Underdark. En el primero, la aventura tiene lugar en unos parajes helados donde derrotaremos a la liche Herudis y el segundo nos llevará a las mismísimas puertas del  infierno para enfrentarnos al demonio Mefistófeles, no sin antes encontrarnos con el personaje secundario más carismático del juego principal. Y hasta ahí puedo leer... Las expansiones son un poquito caras y añaden 30 horas cada una, pero con nuevos enemigos, más hechizos y dotes, más retos y algún que otro puzzle interesante. Lo mejor es que podemos contar con dos ayudantes, lo que se agradece.


Neverwinter Nights 2 es una revolución en todos los sentidos. Se lanzó en 2006 y apuesta por el 3D  y un rediseño y mayor tamaño de los personajes, que era uno de los escasos puntos negativos de su antecesor. Además, la mejoría más destacada es la traducción al castellano de todos sus diálogos, existiendo numerosas escenas de conversación que enriquecen el guión. Nuestro grupo también se amplia y puede incluir a cuatro personajes junto al nuestro, de entre nada menos que 10 personajes. Cada uno de una personalidad concreta y que nos reportará humor, admiración, cariño o enfado: Khelgar, Neeskha, Elanee, Shandra, Grobnar, etc... Eso sí, en más de una ocasión llegará una misión en la que estaremos obligados a contar con algún personaje en concreto. El problema es que las misiones son menores y la mayoría corresponden a las principales de la historia. De ahí que en Internet no exista guía.

La aventura comienza en Puerto Oeste, donde encarnamos a un personaje que no tiene nada que ver con la primera parte. Hijo adoptivo de un elfo llamado Duncan Farlong, se ve obligado a investigar la razón por la que los kobolds se han vuelto más fieros de lo habitual. Y como es normal en estos juegos, de un punto de partida simple llegará el descubrimiento de peligros más enormes. Entre las tareas que llevaramos a cabo se encontrará la gestión económica de un fuerte militar, de forma que deberemos establecer algunas estrategias. El objeto del juego es recomponer una espada gythyanki (guiño total a Baldur's Gate) que puede derrotar al malvado e inquietante Rey de las Sombras. El sorprendente final nos deja claro que hay cosas que no se pueden quedar así...

Las dos expansiones fueron las siguientes: en 2007, Mask of the betrayer. En ella debemos de encontrar y derrotar a un extraño personaje que se ha apoderado de parte de nuestra alma. En 2008 se lanzó Storm of Zehir, en la que nos enfrentamos a un Yuan-ti (una especie de serpiente humana). La novedad más destacable fue en esta segunda ampliación, ya que se establece una nueva modalidad de combate al desplazarnos en el mapa. Los enemigos nos pueden pillar en el camino y retarnos. Los de más nivel, curiosamente, son una especie de tiranosaurios. En lo que al guión se refiere, prosiguen algunos aspectos de la trama del primer juego, al menos en lo que se refiere a los personajes.

Posteriormente, típico en todos las sagas de éxito, se llegó a especular con una tercera parte. Pero el caso es que han seguido pasando los años y lo único que llegó a ser realidad fue un mega pack con todos los juegos reseñados.

2 comentarios:

Javi Signum dijo...

Se me dan bastante mal los juegos de rol aunque me gustan. Yo soy mas de que me lo pongan todo muy fácil jejeje.
Un abrazo.

Raw dijo...

Se requiere habilidad y sobre todo mucha paciencia, porque son tantas misiones y dificultades... pero por ello aseguran horas de diversión.
Un abrazo.