viernes, 14 de septiembre de 2012

República independiente de nuestra casa

Este día para mí es especial, podría haber hablado de otro tema pero para mí he dado uno de los pasos con los que yo creo que todo el mundo sueña: tener su propia vivienda. Se puede decir que hoy firmo mi primer matrimonio, con Doña Hipoteca y que me llevará casi tantos años como los que me restan para la jubilación. No es fácil en estos tiempos ni tener trabajo ni conseguir un préstamo, menos aún el poder pagarlo religiosamente cada mes. Pero estoy muy contento de firmar en este día no ya la adquisición de una nueva vivienda, sino una nueva etapa en mi relación sentimental que va viento en popa y bien orgulloso que estoy de la mujer que ocupará esa casa conmigo. ¿Cuándo? Jeje eso es lo que aún está por decidir.

Nunca he sido amante de los pisos o mejor dicho de vivir muy por encima del suelo. En realidad no se trata en este caso de un piso, sino de un dúplex con ático. El vivir más de 30 tacos en una planta baja acostumbra a muchas cosas, a pesar de que también se tenga alguna habitación en un primer piso. Pero a la hora de la verdad hay que mirar muchas cosas: la zona, la edad de la vivienda, el mantenimiento, el número de habitaciones y lo más importante: la "money", como dice mi novia. No son tiempos de muchos excesos, a pesar de que yo trabaje de funcionario nunca se sabe lo que puede ocurrir, como verme reducido el sueldo más aún o incluso suspensión por graves problemas financieros de la administración. Ese ya sería un caso extremo, pero tal y como está todo no te puedes fiar de nada. Y hace falta mucho dinero para amueblar la casa y acondicionarla como tú quieres.

Y más vale una casa acorde con lo que sabes que puedes a pagar que embarcarte en otra más cara y algunas con el hándicap de comprárselas a un tercero en vez de al promotor. Y que no nos la den con queso, siempre es bueno contar con el asesoramiento de alguien que conozca de albañilería e incluso de escrituras. Por otra parte también hay que estudiar con qué entidad financiera firmamos. En muchas ocasiones nos veremos obligados a mover todos nuestros ahorros a otro sitio, sobre todo cuando la situación actual de la caja de ahorros no es muy boyante y a la vista está de los mayores tipos de interés que cobran respecto a cinco años atrás. Algunas de ellas tienen convenios especiales y en la medida de lo posible hay que aprovecharlos. Esos van al margen de las ventajas de tipo comercial.

En definitiva, en lo que respecta a mi tema personal se abre ahora una primera fase de ir amueblando y decidiendo muchas cosas de cómo queremos que sea esa vivienda por dentro. Poco a poco y a nuestro gusto, como hemos soñado desde hace tiempo. Porque las cosas buenas aunque haya que esperar a veces mucho tiempo llegan. Claro que si llegan. Que me acuerdo yo también de cuando sufría por no tener un empleo estable hasta que me llegó hace cuatro años. Pues esta vez otro paso más adelante y en compañía de quien más quiero. Tengo la suerte de que las cosas me vayan bien y ojalá gente que aprecio como mis amigos puedan pronto decir lo mismo de trabajo y vivienda propia.

Desde luego, sólo me faltaría aprobar segundo de Avanzado de Inglés para poder hacer del día de hoy una fecha más bonita aún. No será fácil, pero haré todo lo posible.

4 comentarios:

Juan A. Ros dijo...

Bienvenido al mundo de los "empuaos pa toa la vida".

Cuando nazcan mis nietos, sabrán cuál es la herencia que les dejará su querido abuelo: seguir pagando la hipoteca.

Yo firmé la mía hace unos 8 años y la verdad es que, a veces, hay que hacer malavarismos para poder pagarla. Por suerte, sólo me quedan 26.280 días, es decir, 72 años por pagar.

Hay que ser positivo, ya va quedando menos.

Raw dijo...

Sinceramente uno ve fechas y llega a pensar: ¿estaré vivo por aquél entonces? Pero no hay que vivir mirando tanto al futuro, sino al presente más inmediato y al día a día.

La vida está llena de dificultades, a la vez que de pequeñas ilusiones y sobre todo personas que están dispuestas a vivirlas y compartirlas con nosotros. Eso yo pienso que nos da mucha fuerza. No estamos solos.

Al margen de ello hay que mirar en positivo en la medida en que se pueda, los momentos duros no duran para siempre y por qué no, puede algún día mejorar la situación actual. Guardar una pizca de optimismo es esencial.

En mi caso debo reconocer que la suerte me ha sonreído. He tenido mucha suerte. Y no para porque hoy se ha confirmado mi certificación de inglés avanzado.

Signum dijo...

Desde aquí mi mas sincera enhorabuena.
En el día en el que vivimos, poder decir que tenemos vivienda propia, o tu propia hipoteca, es todo un lujo y si además lo compartes con una persona especial pues mejor. Me alegro que te sonría la vida.
Un abrazo.

Raw dijo...

Muchas gracias!! Ahora tocará ir llenándola poco a poco de cosas y preparándola para nuestro futuro :)

Un abrazo.