domingo, 1 de abril de 2012

Grandes historietistas de la Región de Murcia


La entrada de hoy iba a ser la más ilusionante desde que abrí el blog, pero lamentablemente no ha podido ser que Ibáñez venga a Murcia por culpa de las huelgas de las compañías aéras, anulándose sine die la firma y mis ilusiones por conocer al gran maestro. En fin, cabreo impresionante. Pero hoy hablaré de algo bonito como son los historietistas en la Región de Murcia. La mayor parte de los que han triunfado en el cómic de Bruguera y Ediciones B son catalanes, pero los murcianos podemos estar orgullosos de algunos vecinos nuestros que también han llegado muy lejos a pesar de que nunca ha existido en esta tierra una fuerte tradición del cómic como sí que existe en Barcelona. Hablaré de posiblemente los más célebres de todos los tiempos. Se tratan del histórico Gustavo Gómez Martínez (Martz-Schmidt), Antonio Martínez Buendía (Tínez), Pedro Vera, José Luís Munuera y Juan A. Martínez Osete. Eso sí, en este enlace podemos consultar biografías de todos los historietistas nacidos en la Región de Murcia.

Martz-Schmidt’ es en realidad un apodo surgido de la mezcla entre el apellido Martínez y el del abuelo alemán de este gran autor (Cartagena 1922-Elche 1998). Es uno de los historietistas más estupendos que ha habido en nuestro país. De hecho el cartagenero se dedicó en vida a múltiples facetas artísticas como el teatro, la escenografía, la pintura y el dibujo publicitario, al margen del cómic. Su obra historietística es realmente amplia, pues rondó la cincuentena y supo integrar a sus personajes en el humor clásico y alegre de Bruguera, sin tener nada que envidiar a los gigantes Escobar, Ibáñez o Vázquez. Es más, considero incluso que sus personajes eran más originales y en rara ocasión tienen un precedente. En 1949 se muda a Barcelona y tras trabajar en varias editoriales, a primeros de los cincuenta entró a Bruguera y desarrolló su estilo bajo las órdenes del peculiar Rafael González.

Entre sus creaciones destacan El profesor Tragacanto, El Doctor Cataplasma y Deliranta Rococó. Mi preferido era el primero, un maestro de escuela que tenía que lidiar con una clase de armas tomar en la que destacaban el lumbreras y el más travieso, revolucionando a toda la chiquillería. El Dr. Cataplasma guardaba, curiosamente, cierto parecido con el docente por su tamaño y edad. Finalmente, Deliranta era una parodia de la clase alta y lo mejor era su “menordomo”, que ejercía de contrapunto humorístico en las tribulaciones diarias de la aristócrata. En el caso de Doña Urraca, si bien fue creada por Jorge, fue Martz-Schmidt el encargado de continuar con sus desventuras. Existen varios cómics recopilatorios que se pueden conseguir en el mercado, que son los siguientes: En Ediciones B: Super Humor Clásico nº 7 con una selección de sus personajes y Magos del Humor nº 129 con la aventura larga Fantomas de la Pandilla Cu-cux-plaf. En RBA Coleccionables se incluyeron dos tomos en la colección Clásicos del Humor: Profesor Tragacanto y Doctor Cataplasma.

Cartagena ha rendido en más de una ocasión homenajes a Martz-Schmidt y del mismo modo el autor no ha dudado en plasmar pequeños guiños a su municipio natal, como en la aventura larga de Deliranta Rococó La pasanta y Olimpín, en la que hace mención expresa a El Albujón (pedanía) y al Cantón de Cartagena. De todos modos es una lástima que no exista un libro dedicado a su vida. Aquí podemos leer un excelente artículo redactado por otro cartagenero, Miguel Fernández Soto, igual de amante de los buenos cómics.



Antonio Martínez Buendía, ‘Tínez’, nació en Caravaca de la Cruz en 1893 y falleció en Barcelona el 17 de abril de 1957 víctima de un quiste. Siendo muy pequeño se trasladó con su familia a la Ciudad Condal y allí estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Llotja. Desde los años veinte se dedicó profesionalmente al dibujo y de hecho fue uno de los pioneros de la histórica publicación del TBO, publicando numerosas series y portadas. No obstante, algunos de los guiones y directrices eran establecidos por el director Joaquim Buigas, pero no por ello Tínez dejaba de ser uno de sus hombres de confianza y realizó algunas páginas de La Familia Ulises de Benejam y de Los grandes inventos de TBO de Nit. No llegó a crear un personaje o serie fijas y su actividad de dibujante de historietas la compaginó con el fotograbado, la creación de juguetes y la decoración.

Tínez supo desarrollar un estilo de humor gráfico sencillo, orientado a los niños pero al mismo tiempo con algunos tintes de tragedia cotidiana. De hecho fue una persona de gran sensibilidad, como lo muestra que era gran amante de los animales y para él fue un duro golpe la muerte de su perro. Al margen de TBO, colaboró también con el editor Tomás Marco, en las publicaciones: La Risa Infantil, Chiquitín, Periquito y otras más. Desgraciadamente es uno de los autores menos homenajeados y recordados en TBO y no existe demasiada información en la red, salvo este estupendo artículo que enlazo aquí. De hecho en él nos percatamos de que ni siquiera en el Ayuntamiento de Caravaca, en la Concejalía de Cultura, eran capaces de reconocer a su artista natal. ¡Pero en qué mundo viven! Un suspenso indefinido para el Ayuntamiento por no promocionar la memoria de Tínez.

Actualmente podemos leer algunas historietas de Tínez en la colección de TBO de Ediciones B, reeditando amplio material en 10 volúmenes y en el Super Humor Clásico nº 2 sobre TBO, que dedica algunas páginas y una breve biografía.



No me podría olvidar del gran Pedro Vera (San Pedro del Pinatar, 1967). Nacido en mi pueblo, es uno de los humoristas gráficos más populares en el panorama actual. Aficionado desde siempre a la historieta, ha conseguido muchos premios: ganó el concurso Murcia Joven en 1993 y 1996, otro de cómic en Cornellá en 1994 y llegó a ser nominado en 1995 como candidato a Autor revelación del Saló del Cómic de Barcelona. Tras crear la revista El Tío Saín y participar en varias publicaciones nacionales, es contratado por La Opinión de Murcia en 1996. En 1998, la revista El Jueves le ofrece el contrato de su vida y allí da rienda suela a todo su potencial humorístico. Su Twitter es @PedroVeraOyP.

El humor de Pedro Vera puede ser considerado irreverente y políticamente incorrecto, pero sabe emplear con brillantez la sátira más hilarante y crítica contra los políticos, la televisión basura y el costumbrismo sin censuras y con total libertad. Existen tintes de humor escatológico y fálico (sexual), pero tampoco llega a limitarse a estos extremos. En sus páginas se observan importantes influencias de Monty Python, Bud Spencer & Terency Hill y cine en general. No sólo dibuja historietas de una página, sino también muchas de las portadas de la revista que en ocasiones incluyen montajes entre fotos y dibujos. Pedro comenta que en dos ocasiones le han traído problemas sus chistes, en forma de denuncias del ejército español y una querella de la Duquesa de Alba.

Sus creaciones: Ortega y Pacheco son dos garrulos bastante bestias en sus modales. Unos antihéroes surrealistas que canalizan mordaces críticas sociales, televisivas, políticas... Existen varias recopilaciones de las andanzas de estos personajes, como Tragos Largos, Carajillos o Lo más mejor. Nick Platino es una especie de cruce entre Jorge Javier Vázquez e Iker Jiménez, un reportero friki con el que se parodian temas reales. La última creación de Vera es Ranciofacts, que con el mismo hagstag en Twitter parodia expresiones desactualizadas, tópicos manidos y demás acciones pasadas de moda y más vistas... que el tebeo.



Por último, dos breves menciones. En primer lugar, José Luís Munuera (Lorca, 1972). Un excelente dibujante que ha triunfado en el campo del cómic Franco-belga llegando a realizar más de veinte álbumes. Algunos guionizados por Jean-David Morvan y otros autores, como Merlín, Navis y la prestigiosa serie de Spirou y Fantasio. El nivel de dibujo y de detallismo es muy bueno, aunque quizá le faltó haber trabajado con mejores guiones para que le hubiesen dejado seguir con dicha serie. En cualquier caso no existe duda de que realizó un trabajo magnífico y así sigue en el mercado franco-belga. También se ha dedicado a guionizar, como El juego de la Luna. Aquí podemos leer una entrevista y aquí su ficha en Guía del cómic.

En segundo lugar, Juan Alejandro Martínez Osete (Totana, 1921-Barcelona 2000). Fue apócrifo de Mortadelo y Filemón, El Botones Sacarino y Pepe Gotera y Otilio, pero su mejor trabajo y mayor reconocimiento fue en la realización de historietas de El Capitán Trueno, con un estilo que evocaba el de Ambrós. Varias de sus páginas con su nombre se exhibieron en el Saló del Cómic de Barcelona.

P.D: Edito a fecha 26/11/12 para hacer referencia en este enlace a un interesante post del blog Pensión El Calvario sobre Francisco Pérez Espinosa, "Kito". Hasta hace poco no conocía nada de este dibujante de la pedanía de Los Ramos (Murcia). Sigue entre nosotros y gracias a su hijo en el Foro de la TIA hemos conocido muchas cosas de él. No dejen de leer el post porque merece mucho la pena.

4 comentarios:

Hergest dijo...

Buen repaso por estos autores de tu región. Espero que pronto anuncien la nueva fecha de Ibáñez en Murcia y todos podamos ver el evento relatado por aquí.

Raw dijo...

Gracias Hergest! Ojalá sea así y pronto estrechar la mano de Ibáñez y decirle lo mucho que he esperado ese momento.

Cuando se resuelvan los problemas aéreos, pienso escribir a FNAC Murcia para que hagan el favor de no olvidarse de esta firma.

Pedro Vera dijo...

Muy agradaecido por la entrada. Abrazo, paisano.

Raw dijo...

Un honor que escribas en mi blog, Pedro. Celebro que te haya gustado. Un abrazo y a seguir trabajando igual de bien.

Forza #ranciofacts! :)