martes, 13 de marzo de 2012

Samed, el duende mágico

Existen series de dibujos animados que recordamos con cariño, a pesar de que hayan pasado los años y ya no se vuelvan a emitir en la pequeña pantalla y no sean tan enormemente populares como los clásicos. Es el caso de Samed, el duende mágico (1985). Una serie japonesa animada de 78 episodios protagonizada por un curioso duende, encontrado por un grupo de niños, que se caracteriza por conceder deseos que expiran cuando el sol se pone. Pero solamente uno cada día. El nombre original de este anime es Onegai! Samia Don y está basado en la novela Five Children and It, publicada en 1902 por la escritora inglesa Edith Nesbit. En España, la serie fue emitida por TVE a primeros de los años noventa y recuerdo que insertaban los episodios a mitad del programa de las mañanas. Seguramente dirigido por María Teresa Campos. El doblaje, por cierto, era el latinoamericano, igual que con Patoaventuras. Se emitió también en Francia, Italia, Reino Unido, EEUU y Canadá. La duración de los capítulos era corta, pero en cada uno se vivía una auténtica aventura con líos y problemas causados por los deseos cumplidos y las consecuencias de los mismos. Diversión a raudales.

Samed es un pequeño monstruito que vive en una cantera de grava. Amarillo, peludo, con cabello largo y naranja, orejas de murciélago y ataviado de un viejo sombrero azul que le dan un aspecto un tanto bizarro, pero no tiene maldad ninguna. Es travieso y cascarrabias en algunas ocasiones, pero de buen corazón. Para conceder deseos a sus amigos, pronuncia el conjuro y salta, baila o se hincha como forma para canalizar su poderosa magia. Se alimenta de neumáticos y no soporta el agua. De hecho si se moja puede perjudicarle o enfermar y por ese motivo su mayor miedo son los líquidos.

Simón Turner es más bien llamado Sil. Es el hijo mayor de la familia Turner. Está enamorado de su vecina Ann y a veces siente celos de Samed por la atención de aquélla con el duende, lo que hace que discuta con él con frecuencia. Destaca un capítulo en el que Sil se convierte en Ann sin querer y aprovecha la situación para alejar a un chico que sentía interés por su amada.



Jane Turner es la única hija de la familia. Es una niña que le encanta jugar pero es muy sensible y tiene mal genio. De hecho discute con frecuencia con su hermano y con Samed por los resultados de los deseos que éste cumple. El lloriqueo es su recurso constante cuando las cosas no salen como ella quiere, lo que se convierte en una amenaza para Samed por su intolerancia al agua. En el fondo es una niña bondadosa, como en un capítulo en que se preocupa por la salud de su abuela.

Robert Turner es el ‘hijo del medio’. Un chico gordito que le encanta comer y descansar, aparte de la vida tranquila. Sin embargo sí que le gusta pescar. No es muy avispado y en ocasiones peca de madurez en comparación con su hermana, pero si es bastante fuerte. Sus hermanos originan mejores gags.

Babe Turner es el pequeño. Siempre va con el biberón y le encanta jugar con Samed, pero irrita al prota cuando le agarra de los bigotes o le aprieta. Destaca un capítulo en que le dispara al duende con una pistola de agua, hiriendo gravemente a Samed. Tras recuperarse, va el tío y le propina otro chorro. En otro episodio se hizo gigante, en vez de crecer de edad.

Ann Hopkins vive con su padre y es vecina de los Turner. Trata con cariño a Samed, al que tiene el alta estima. Pero quiere más a su padre que a nadie y de hecho la mayor parte de los deseos que pide son para complacerle, como traer al mejor panadero para que comiese el mejor el pan.



En cuanto al resto de la familia Turner, solía aparecer más la madre que el padre debido a que ella era ama de casa. No conocen el secreto de sus hijos y el duende, pero en más de una ocasión les reprenden a sus hijos por acciones que, en realidad, son para proteger a Samed. Una de las situaciones fue abroncar a Jane por salir con la abuela enferma, cuando en realidad era Samed disfrazado. La abuela real sufre de reumatismo y sí que conoce al duende. De hecho en un capítulo le ayuda a tomar el sol en una playa.

Otros personajes: Harry podríamos decir que es el freaky de la serie. Siempre está leyendo un libro sentado sobre el puente de un río. No conoce el secreto de Samed, pero de alguna manera trata de investigar o razonar lo que sucede con los niños y el duende. Pero nunca lo consigue. Su final siempre es caer al agua, de una manera u otra. Luego estaba Mr. Marshall, un cazador empedernido. En una ocasión quiso capturar a Robert, que se había transformado en un tritón. Samed intervino y desinfló la balsa sobre la que navegaba.

6 comentarios:

Sergutel dijo...

He intentado buscar por todos los foros habidos y por haber la serie en video, pero no he tenido éxito.

¿No sabra algun lector donde conseguirlos? Gracias y que grandes momentos me ha recordado tu post compañero....que ricos bocatas de nocilla me metia entre pesho y esparda viendo al genio Samed :)=

Raw dijo...

Me alegro de que te haya gustado el post :)

Yo también tengo grandes recuerdos de esta simpática serie pero por desgracia no la han reeditado en DVD como sí han hecho con otras. Menos mal que por lo menos está Internet para ver algunos capítulos.

Jhonsol dijo...

Holas, yo estado buscnado tambine la serie la tengo en dvd rip y la estado subiendo a yotube , pero no tengo mas audios haber si hay alguien que pueda tenerla graba en vhs o, para lograr tenerle compeltamente doblada

jesusito dijo...

http://samedongo.blogspot.mx/2012/07/samed-el-duende-magico-audio-latino.html

Anónimo dijo...

Ninguna serie animada marcó mi infancia como esta serie, resulta que toda la primaria estuve enamorado de una niña muy parecida a Ann, pero yo nunca se lo dije, y me refugiaba plenamente en el mundo de El duende mágico, soñando conque yo era Sil , tristemente tampoco Sil le dijo a Ann lo que sentía por ella, esta mágica historia fue luz en mi infancia. y como dijo Alfonso Reyes... Yo no conocí en mi infancia sombra, sino .. resolana.

Sergio GM dijo...

5 años despues he encontrado los DVDs (2 y piratas) con todos los episodios.